Mi propia vida

22/09/2018 - (cuaderno de apuntes)

Luis Pescetti

1.
Mi propia vida que vivo
no es la vida que parece.
Yo vivo entre lo que vivo
y lo que les cuento a ustedes.

Y vivo más cuando cuento
cómo es la vida que hago.
Por fuera de ese relato
mi palacio es este cuarto.

2.
Sin nadie a quien contarle mis días
serían tan distintos a los que tengo.
Y no es una vida mala sin maquillaje de gente,
transcurre en las bambalinas de este invento.
Me levanto, me peino,
cuando camino arrastro un poco los pies,
hago un café, salgo al mercado,
regreso.

Ya no soy el que soy,
sino el que quiero que vean.
No miento,
sueño.

Mis padres iban al cine,
mi hermano creía que era Sandokán
mientras lo leía.
Yo elijo creer que soy
ese que les cuento.

click aquí para hacer comentarios


Blackbird por Sharon Shannon

20/09/2018 - (Luis recomienda...)

Luis Pescetti

<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/_bWqZQ-Ebw8″ frameborder=”0″ allow=”autoplay; encrypted-media” allowfullscreen></iframe>

click aquí para hacer comentarios


Escaleras

18/09/2018 - (cuaderno de apuntes)

Luis Pescetti

Hay días que parecen un chiste de los malos
y uno tiene que quedarse sentado como un espectador de los buenos.
Para esos días, nosotros fabricamos unas escaleras
que salen de la parte de arriba de la cabeza
hasta la parte de afuera del techo
y se pierden en medio de las nubes
que son húmedas, frías y esponjosas.
Aunque no se puedan atrapar, uno sacude las manos
y mueven sus lomos de aire transpirado.
En ese momento la tentación de bailar
como si fuera un escenario con humo de iluminación,
flotando sobre las tablas y luces de contra,
luces en los laterales, dándole colores a la niebla…
la tentación es muy grande.
A propósito pusimos en la parte de arriba de las escaleras un cartel
que advierte el peligro de bajarse sin apoyar bien el pie,
tanto como el placer enorme de hacerlo.

Todo depende del presupuesto,
si el cliente tiene más como se diría, más…
posibilidades,
un ojo de más, cuatro brazos y
cosas que asusten no, así no.
Pero si el cliente solo es más rico, mucho más rico
tenemos el mismo modelo.
Para el caso que el cliente provenga de una situación desfavorecida
como es perder un gran amor,
despedirse de alguien que fue parte de su vida,
como por ejemplo: toda la humanidad,
o el Sol, o el monte Everest, o una hermana,
un padre,
y es más pobre, devastadoramente pobre,
ahí no podemos darnos el lujo de dar lo mismo por lo mismo.
Es por razones evidentemente distintas que le damos
la misma escalera.
Luego, sí, tenemos un modelo que sale del corazón;
pero ésa también es para los mismos días.
.
© Luis Pescetti

click aquí para hacer comentarios


  • | |
  • daily mobiles