Tus seres queridos

Había una vez un lugar desierto en el que no existían espejos. Nadie había inventado un espejo, básicamente porque nadie se había visto reflejado en nada, jamás.
Lo único que hacía suponer que la propia cara no era como la cara que tenías enfrente era lo que observabas cuando mirabas las caras de los demás. Algunas eran parecidas, pero la mayoría no.
Podías suponer que tu cara era parecida a alguna de las demás, o muy diferente, pero no podías saber exactamente cuánto.
Los mayores no hablaban de eso, porque no les importaba. Diferencias o igualdades, todo daba lo mismo.
Pero no daba lo mismo si te enamorabas, pues quería decir que había algo en esa cara que era especial, o algo en esa persona que hacía que su cara fuera especial para ti.

Y tampoco daba lo mismo si la persona de quien te habías enamorado escogía a otro. Ahí sí que descubrías con toda la fuerza que alguna razón en tu aspecto había hecho que prefirieran a otra persona; o, quizás, alguna razón en su aspecto lo hacía mejor ante los ojos de la persona que amabas.
Y pensabas cosas como: ¡Oh, ojos! ¡Si tan sólo ella no tuviera ojos! ¡O si ninguno los tuviéramos! Cuánto más felices seríamos todos.
Porque pensabas que si todos cerraban los ojos desaparecía la razón por la que no habías sido escogido.
Esto no es cierto pues todos sabemos que los ojos no son lo único con lo que escogemos, ni los ojos ven todo de una persona.
Pero el dolor de esa pérdida te llevaba a preguntarte qué habrían visto en esa persona. Te preguntabas: ¿cuál es el misterio que se esconde en su imagen? ¿Cuál es el misterio que le falta a la mía?
Podías sentarte con un buen amigo y preguntarle cómo era tu rostro. Lo mejor era sentarse con un amigo, y que un tercero comparara los dos rostros.
Tus ojos son más pequeños. Tus ojos son más claros. Tu cabello es más oscuro arriba. Tus dientes se ven aún cuando cierras la boca.
Y así podías hacerte una idea de cómo era tu rostro, pues no había lagos, ni pequeños charcos de agua, y sólo conseguías beber cortando el fruto de una planta muy jugosa, que quién sabe de dónde conseguía humedad.
Y no había espejos.
No había un solo espejo en todo ese terruño, de modo que lo que tú creyeras, sobre cómo era tu imagen, dependía de la paciencia y la bondad de los demás. Demorabas mucho en saber si alguien te había mentido, hasta encontrar a otros que te daban una versión sobre tu propia imagen que no era ni buena ni mala, sino que coincidía entre ellos. Y así suponías que debía ser cierta.
No había nada más valioso que encontrar a alguien que no te mintiera sobre cómo era tu imagen. Esos eran tus seres queridos.
Luis María Pescetti, México DF, lunes, 30 de abril de 2007

© Luis Pescetti

30 comentarios en “Tus seres queridos

  1. HOla Luis, soy psicóloga y te sigo hace tiempo porque trabajo con adolescentes y tus hisorias siempre son oportunas. Sucede que estoy escribiendo un texto para el colegio donde trabajo y quiero usar este cuento, pero obvio dándote el crédito, pero no sé si puedo hacerlo, porque algunos autores no lo permiten ni siquiera dándoles el reconocimiento de lo escrito.
    Quiero saber si puedo utilizarlo para que acompañe mis textos (que son educativos y para uso escolar).
    Cuentame por favor.
    Gloria Villegas

  2. HOla Luis, soy psicóloga y te sigo hace tiempo porque trabajo con adolescentes y tus hisorias siempre son oportunas. Sucede que estoy escribiendo un texto para el colegio donde trabajo y quiero usar este cuento, pero obvio dándote el crédito, pero no sé si puedo hacerlo, porque algunos autores no lo permiten ni siquiera dándoles el reconocimiento de lo escrito.
    Quiero saber si puedo utilizarlo para que acompañe mis textos (que son educativos y para uso escolar).
    Cuentame por favor.
    Gloria Villegas

  3. en agosto escuche con mucha atencion el programa pentagrama, en radio universo de la universidad de colima, en ese programa el invitado fue usted, realmente me diverti como si tuviese diez años. me gusraria obtener parte del agradable repertorio, como glu, glu bay angelina y somos puercos.
    lo felicito por tener la capacidad de darle vida a esos detalles tan chuscos, se quedan por mucho tiempo en la memoria y como un flash alegran al recordarlos.
    le deseo un feliz año nuevo.

  4. en agosto escuche con mucha atencion el programa pentagrama, en radio universo de la universidad de colima, en ese programa el invitado fue usted, realmente me diverti como si tuviese diez años. me gusraria obtener parte del agradable repertorio, como glu, glu bay angelina y somos puercos.
    lo felicito por tener la capacidad de darle vida a esos detalles tan chuscos, se quedan por mucho tiempo en la memoria y como un flash alegran al recordarlos.
    le deseo un feliz año nuevo.

  5. soy maestra de educación especial y este cuento me recuerda muchas experiencias con mis alumnos especiales. este es un buen material para compartir con los compañeros de mis niños a proposito de la integración educativa. muchas gracias por compartir este hermoso cuento.

  6. soy maestra de educación especial y este cuento me recuerda muchas experiencias con mis alumnos especiales. este es un buen material para compartir con los compañeros de mis niños a proposito de la integración educativa. muchas gracias por compartir este hermoso cuento.

  7. Hola, soy Alejandra, de argentina y tome el cuento de Luis prestado para leérselo a un niño, Matías tiene 8 años y aunque la recepción del cuento le fue pesada por su edad al final del cueto me dijo: Ale, las personas esas se podrían descubrir mirándose en el ojo de otros.
    Juntos nos miramos a los ojos y pusimos en practica su hipótesis
    Me sorprendió la respuesta, el niño imagino, creo, produjo una solución. y aunque esperaba otra respuesta, la misma me pareció maravillosa.
    Cuenten el maravilloso cuento de Luis y obtengan maravillosas respuestas de los mas chiquititos.

  8. Hola, soy Alejandra, de argentina y tome el cuento de Luis prestado para leérselo a un niño, Matías tiene 8 años y aunque la recepción del cuento le fue pesada por su edad al final del cueto me dijo: Ale, las personas esas se podrían descubrir mirándose en el ojo de otros.
    Juntos nos miramos a los ojos y pusimos en practica su hipótesis
    Me sorprendió la respuesta, el niño imagino, creo, produjo una solución. y aunque esperaba otra respuesta, la misma me pareció maravillosa.
    Cuenten el maravilloso cuento de Luis y obtengan maravillosas respuestas de los mas chiquititos.

  9. Escribo este mensaje el 15 de Mayo… en México se celebra el Día del Maestro…
    En un programa de radio escuché una conversación sobre los buenos y los malos maestros… sobre los que hay que recordar… me recordé a mi misma porque fui profesora hace algunos años y estoy segura que fue una experiencia maravillosa que debo darme oportunidad de repetir…
    Y entre una laaaarga lista de grandes hombres y mujeres que se dieron a la inefable labor de marcarme con experiencias de vida, queda el recuerdo a los que enseñaron temas académicos que han facilitado mi vida (¡uy desde quien me enseñó a leer, a sumar, a investigar… hasta a manejar!) y aquellos que más allá de su labor académica se han dado a la tarea de ampliar mis horizontes de vida… queda en la lista el Profe de Música Luis Pescetti… me ha enseñado música porque a través de sus programas de radio he aprendido a apreciarla con un marco de referencia más grande… pero también ha enseñado lecciones de vida con sus cuentos, sus canciones, sus reflexiones… en fin, ¡hasta aprendí a participar en un blog!… vaya pues hasta donde se encuentre un abrazo a Luis!!!!

  10. Escribo este mensaje el 15 de Mayo… en México se celebra el Día del Maestro…
    En un programa de radio escuché una conversación sobre los buenos y los malos maestros… sobre los que hay que recordar… me recordé a mi misma porque fui profesora hace algunos años y estoy segura que fue una experiencia maravillosa que debo darme oportunidad de repetir…
    Y entre una laaaarga lista de grandes hombres y mujeres que se dieron a la inefable labor de marcarme con experiencias de vida, queda el recuerdo a los que enseñaron temas académicos que han facilitado mi vida (¡uy desde quien me enseñó a leer, a sumar, a investigar… hasta a manejar!) y aquellos que más allá de su labor académica se han dado a la tarea de ampliar mis horizontes de vida… queda en la lista el Profe de Música Luis Pescetti… me ha enseñado música porque a través de sus programas de radio he aprendido a apreciarla con un marco de referencia más grande… pero también ha enseñado lecciones de vida con sus cuentos, sus canciones, sus reflexiones… en fin, ¡hasta aprendí a participar en un blog!… vaya pues hasta donde se encuentre un abrazo a Luis!!!!

  11. HOLA LUIS!!!!! SOY MARA DE BUENOS AIRES,ARGENTINA,Y TENGO 8 AÑOS. EL 20 DE ABRIL TE VI EN LA FERIA DEL LIBRO Y ME FIRMASTE MI LIBRO NUEVO “BUENISIMO NATACHA” YA CASI LO TERMINO ESTA BUENISIMO!!!. ME ENCANTO CONOCERTE,ESTABA ANSIOSA.LEO TUS CUENTOS DE LA GENIOS Y ESTOY AHORRANDO PARA COMPRARME TODOS TUS LIBROS.
    GRACIAS POR TUS HISTORIAS DIVERTIDAS,TE MANDAMOS UN BESO TODA MI FAMILIA.
    ¡¡¡¡¡¡¡¡TE QUEREMOS MUCHO!!!!!!!!!!!!!!!.

  12. HOLA LUIS!!!!! SOY MARA DE BUENOS AIRES,ARGENTINA,Y TENGO 8 AÑOS. EL 20 DE ABRIL TE VI EN LA FERIA DEL LIBRO Y ME FIRMASTE MI LIBRO NUEVO “BUENISIMO NATACHA” YA CASI LO TERMINO ESTA BUENISIMO!!!. ME ENCANTO CONOCERTE,ESTABA ANSIOSA.LEO TUS CUENTOS DE LA GENIOS Y ESTOY AHORRANDO PARA COMPRARME TODOS TUS LIBROS.
    GRACIAS POR TUS HISTORIAS DIVERTIDAS,TE MANDAMOS UN BESO TODA MI FAMILIA.
    ¡¡¡¡¡¡¡¡TE QUEREMOS MUCHO!!!!!!!!!!!!!!!.

  13. Hola Luis:
    Esta es una de esas historias tan simples como profundas. Algo tan sencillo como resulta nuestra imágen es un disparador para reflexionar acerca de la superficialidad de las relaciones humanas.
    Tenés una forma muy sencilla de explicar las cosas más delicadas como lo son el amor y la amistad, cosa que me satisface mucho, ya que estoy cansada de tanto palabrerío que se divulga por aquí y por allá. Espero que tu texto haga reflexionar a más de una persona, porque es muy necesario en estos momentos de tanta frialdad emocional.
    GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  14. Hola Luis:
    Esta es una de esas historias tan simples como profundas. Algo tan sencillo como resulta nuestra imágen es un disparador para reflexionar acerca de la superficialidad de las relaciones humanas.
    Tenés una forma muy sencilla de explicar las cosas más delicadas como lo son el amor y la amistad, cosa que me satisface mucho, ya que estoy cansada de tanto palabrerío que se divulga por aquí y por allá. Espero que tu texto haga reflexionar a más de una persona, porque es muy necesario en estos momentos de tanta frialdad emocional.
    GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  15. ¡Qué linda historia! y que buena para seguir imaginándose situaciones a partir de la idea de que la gente no conozca su imagen o preguntarse ¿ qué pasaría con ellos si apareciera en ese lugar …un espejo?

  16. ¡Qué linda historia! y que buena para seguir imaginándose situaciones a partir de la idea de que la gente no conozca su imagen o preguntarse ¿ qué pasaría con ellos si apareciera en ese lugar …un espejo?

  17. Hola Luis
    Soy Profesor de Lengua en escuelas secundarias en la ciudad de Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires. Días atrás surgió una situación bastante incómoda en el aula por un chiste entre los chicos, que terminó ofendiendo a uno de ellos. Si bien no pienso a la literatura como una ocasión moralizante, sí considero que debe ser un camino para ayudar a entender la realidad que nos rodea, y fundamentalmente, tiene que ayudar a los chicos a comprender una realidad que cada vez los maltrata más. En este sentido, tu cuento funcionó casi de manera mágica y logró algo más que una reflexión sobre lo sucedido (fin que yo buscaba con la lectura de tu cuento): dos alumnos se acercaron y le pidieron disculpas al compañero que se había sentido ofendido. Quería comentarte esto como una manera de agradecerte y de insistir en algo que ya sabés: las agradables y inesperadas repercursiones de lo que uno escribe. Gracias y disculpa la extensión del comentario.

  18. Hola Luis
    Soy Profesor de Lengua en escuelas secundarias en la ciudad de Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires. Días atrás surgió una situación bastante incómoda en el aula por un chiste entre los chicos, que terminó ofendiendo a uno de ellos. Si bien no pienso a la literatura como una ocasión moralizante, sí considero que debe ser un camino para ayudar a entender la realidad que nos rodea, y fundamentalmente, tiene que ayudar a los chicos a comprender una realidad que cada vez los maltrata más. En este sentido, tu cuento funcionó casi de manera mágica y logró algo más que una reflexión sobre lo sucedido (fin que yo buscaba con la lectura de tu cuento): dos alumnos se acercaron y le pidieron disculpas al compañero que se había sentido ofendido. Quería comentarte esto como una manera de agradecerte y de insistir en algo que ya sabés: las agradables y inesperadas repercursiones de lo que uno escribe. Gracias y disculpa la extensión del comentario.

  19. Hola Luis!!! Qué lindo cuento!! Realmente así son los seres que queremos!! ya lo imprimí y lo renvié para compartirlo con ellos y muchas personas más. Éxito en México y no te olvides de Sta Fe en agosto. Un abrazo gigante.

  20. Hola Luis!!! Qué lindo cuento!! Realmente así son los seres que queremos!! ya lo imprimí y lo renvié para compartirlo con ellos y muchas personas más. Éxito en México y no te olvides de Sta Fe en agosto. Un abrazo gigante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *