Me parece que entrará mi padre

 

Hace unas dos horas que me parece que entrará mi padre

por la puerta del taller,

a buscar algo en la casa o a lavarse las manos en el patio.

Primero fue una sensación vaga; luego, definida.

Tiene la presencia de un sonido cuando termina, casi lo veo.

Siento aquella puerta, oigo cómo trabaja en el taller,

del otro lado; pero

estoy en mi casa de hoy.

¿El hijo que fui oye esos ruidos,

confundido y atento a señales que se me escapan?

Es tan común decir que los adultos

estamos más adormecidos que los niños, sin embargo

ahí está.

Creo entender lo que me dice:

que no he crecido.

Agregué capas y capas de experiencias,

telas, finas y telones.

Sufrí unos golpes tan brutales,

juré no ser ingenuo.

Me cubrí con telas, finas y telones.

No sale un rayo de mi luz,

ni deseo de jugar,

ni de sentirme bienvenido.

Pero eso es tan poderoso, que lo heredé,

asoma en mis hijos el estallido feliz,

desprevenido.

¿Debería protegerlos de mí mismo?

Y, en ese caso, ¿qué consejo darles?

No sean así, serán heridos.

O lo que cantan estos ruidos del taller

y el patio, y las plantas y el aljibe,

y él mismo, que nunca tuvo las palabras

pero no dejaba de decirme:

no se traicionen,

sean siempre así, hijos míos.

Luis Pescetti (poema, voz, teclados)

 

© Luis Pescetti

Un comentario en “Me parece que entrará mi padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *