A sus anchas espaldas les dejo

Queridos hijos
a sus anchas espaldas les dejo
bastante alegría (ahí se las arreglan),
un azul, maravilloso,
en el que, a veces, me verán seguirlos como un plato volador
por amor de verlos cerca.
También me verán ir a otros asuntos,
y no empiecen: ¿Papá, dónde vas? ¿Dónde vas?
(¿Dónde aprendieron a ser un plato volador que sigue a su papá?)
Voy a ayudarlos en todo, todo lo que pueda,
menos muchas cosas que,
ni el más amante de los padres, podría hacer.
No voy a poder llenar todas las butacas de un teatro…
si hacen teatro,
no voy a poder sostener su bisturí
si son cirujanos,
… ni cebarles mate durante la operación,
no voy a poder agotar todos sus discos,
ni hacer infinitos downloads de sus tracs
si son músicos,
no voy a poder ser el mesero
si salen a cenar con su chica,
no guiaré sus brazos
si dan un abrazo enamorado
… y una larga lista de cosas que son de un solo asiento.
Yo, su papá, me voy a arrellanar en mi butaca,
a disfrutar mi película y, que de escuchar mi risa y mis reacciones,
de tanto en tanto, si bien nos va, quieran saber:
¿Qué estás mirando, papá?
y estemos juntos,
y conversemos.

© Luis Pescetti

6 comentarios en “A sus anchas espaldas les dejo

  1. Que paso?, por que la melancolia. Jamas nuestros padres podran vivir la vida x sus hijos, pero nuestros hijos siempre viviran con la escencia del amor de sus padres.
    Saludos querido pescetti. Es un detalle al corazon leerle un ratito todos los dias. Sabe alegra con sus lecturas mis noches, es un momento de relajacion de paz y tranquilidad. Dios siga en su vida, y siga dando vida. Un fuerte abrazo desde mexico df. Hasta pronto en el metropolitan. Bendiciones para usted y su bellisima familia.

  2. Que paso?, por que la melancolia. Jamas nuestros padres podran vivir la vida x sus hijos, pero nuestros hijos siempre viviran con la escencia del amor de sus padres.
    Saludos querido pescetti. Es un detalle al corazon leerle un ratito todos los dias. Sabe alegra con sus lecturas mis noches, es un momento de relajacion de paz y tranquilidad. Dios siga en su vida, y siga dando vida. Un fuerte abrazo desde mexico df. Hasta pronto en el metropolitan. Bendiciones para usted y su bellisima familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *