Aliados y antagonistas en determinadas escenas (Un niño una voz)

Nuestra propia voz no es ajena a un ambiente propicio o a uno hostil.
A la compañía de alguien que nos ayudará, o a la de alguien que será oponente.
Sería imprudente no ser conscientes de eso. No salen las mismas canciones si componemos pensando en quien nos quiere, que si lo hacemos pensando en quien nos critica. Si vas a actuar hazlo dirigiéndote a la mesa que te mira con mejor disposición, no haciendo foco en quienes te miran mal… y todo así. Entonces, amigos, a pensar escenarios y ver quiénes serían de los nuestros y de los de los otros en cada uno.
Luis Pescetti

© Luis Pescetti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.