El verdadero papel del juego

05/05/2014

(Del libro: Taller de animación musical y juegos).foto: Sofí­a Pescetti (Camerún, Africa)
“…el hombre es más frágil ante la racionalidad tecnológica
o administrativa de lo que nunca fue ante las instituciones
tradicionales. En la marea del crecimiento y del delirio organizativo o planificador, aumenta el prestigio que se
concede a las actividades útiles. El trabajo invade la
totalidad del campo de la experiencia del hombre y los
comportamientos cuya redituabilidad no es evidente
se debilitan o desaparecen. El pensamiento institucional
nunca ha sido tan fecundante y tan integrista. El hombre
nunca ha tratado, con tanta obstinación, de borrar de su
horizonte la parte de utopía, de azar y de imprevisto sin
la cual su vida no sería distinta de la vida
de las abejas o las hormigas.”

Jean Duvignaud. El juego del juego.

“- Chairete -gritó con su voz profunda el bello saludo
de los griegos-, chairete, kyrioi… sean felices.
Las cabras se desperdigaron por entre los olivos,
balando entrecortadamente unas a otras sobre el
rítmico tintineo de las esquilas. Los pinzones gorjeaban
excitados. Un petirrojo infló el buche como una mandarina
entre el arrayán y pronrrumpió en un chorro de canto.
La isla pareció bañada de rocío, radiante al primer sol
de la mañana, llena de vida bulliciosa. ‘Sean felices’.
¿Qué otra cosa se podía ser en una estación así?”

Gerald Durrel.

El sistema tradicional de educación siempre está preocupado por ser científico, y no sólo científico en general, sino por parecerse a una ciencia exacta. Algún oscuro complejo de inferioridad debe haber atrás de esa errónea pretensión. “Ser científico” da un respaldo que nos vuelve inobjetables: no estamos en el continuamente cambiante terreno de la experiencia humana, sino en el de la ciencia con todo el aura de poder que da el “conocimiento objetivo”. De esa manera nuestro discurso, al estar respaldado por datos científicos, se vuelve tan cierto como la distancia de la luna al sol o el punto de ebullición del agua.

Así se gastan enormes cantidades de tiempo y energía en hacer métodos y planificaciones que, las más de las veces, se quedan en el intento de atrapar la realidad. Eso que tendría que ser una ayuda para ordenar la tarea, facilitarla, se vuelve un elemento más que hay que atender; no hay que seguir el tiempo del grupo sino el del programa.
Pero no queda sólo ahí: cualquier cosa que se intente hacer con los niños tiene que estar justificada “científicamente” y en relación al programa. Es entonces que aparecen libros de recreación con indicaciones tales como: “Este juego desarrolla la memoria y la atención”, “Este juego desarrolla la coordinación psicomotriz”, “…desarrolla la coordinación en el espacio”, “…el sentido de equipo”. Como si fuéramos máquinas con botones o engranajes que necesitan tal ajuste, tanto de aceite.

De la misma manera que a los cuentos se los utilizó como vehículos de mensajes morales, a los juegos se los usa con objetivos pedagógicos. Lo repetiremos: las lecciones disfrazadas de juego son una trampa que el niño siempre reconoce.
Claro que los juegos enseñan, pero es imposible traducir a palabras todo lo que ocurre en un juego, como es difícil buscar el “mensaje” de un cuento y traducirlo a palabras. Cuanto mejor es el cuento esto es más imposible.
He encontrado libros con excelente material, pero que tenían una lista que aclaraba qué desarrollaba cada juego: astucia, rapidez, agilidad, imaginación, ritmo, concentración, reflejos, gusto por el riesgo, etc. De poco sirve un material bueno si está en función de una idea equivocada. Es un error grave ver al niño como un montón de facultades a desarrollar (memoria, sensorialidad, músculos, etc.).

Debemos hacernos dos preguntas:
¿Cuál es la mentalidad que busca la justificación de un juego en el desarrollo de potencialidades (memoria, atención, etc.)?
¿Qué visión del hombre es la que, aún si darnos cuenta, estamos utilizando y desarrollando? (¿Una concepción mecanicista? ¿El hombre como una máquina de producir?)
Este es un aspecto clave para debatir, al menos para que cada uno tenga en claro al servicio de qué idea está poniendo sus esfuerzos.
Sólo una sociedad enferma como la nuestra necesita una justificación para permitir el juego.

En el otro extremo están quienes utilizan los juegos como elementos de mero entretenimiento, de distracción, para calmar a los niños cuando el grupo está muy excitado. Hacer esto es como utilizar un piano para sostener libros o una guitarra para leña; se puede, pero nos estamos perdiendo lo mejor.

Un juego es una totalidad muy compleja que apunta a una infinidad de aspectos. No es una herramienta de adiestramiento. Se parece más a una obra de arte: nadie ve un cuadro para desarrollar su sensibilidad al amarillo. Podríamos decir que un juego es como una obra de arte (en la mayoría de los casos: anónima y colectiva) que sólo existe cuando se la practica y para quienes la practican, no para los que miran de afuera.

Los juegos son importantes porque enseñan alegría, porque nos arrancan de nuestra pasividad y nos colocan en situación de compartir con otros. Así como la danza nos cuenta de algo que sólo con danza se puede contar, los juegos enseñan algo que sólo los juegos enseñan y que no se traduce en palabras. Brindan un buen clima de encuentro, una actitud distendida, nos revelan torpezas de un modo que no nos duele descubrirlas, cambian los roles fijos en un grupo, son otra manera de incorporar una sana y necesaria picardía, despiertan, “desactivan la bomba”. Por sobre todo, y esto corre el riesgo de sonar a telenovela barata, son un constante mensaje de vitalidad que se graba en quienes los realizan, aportan una especie de combustible vital básico.

Al igual que el carnaval nos invitan a que nos olvidemos de nuestra propia cara, de nuestra manera habitual de ser y nos pongamos otras máscaras, otros roles. Quizás veamos que en nosotros también hay otros y que esos juegos los despiertan e invitan a salir y revelarse. Obtendremos, por un momento, aquello que tanto anhelaba Borges: el alivio que da dejar de ser nosotros mismos.

Como señala Jean Duvignaud, lo valioso de los juegos es que rompen el orden establecido y nos colocan en una zona, en un “caos”, que está más allá de toda preocupación de eficacia, de finalidad, de utilidad. Zona de “caos” que está cargada de intensa vitalidad y de frescura.
La justificación de los juegos radica en su misma intensidad, en cierta fascinación perturbadora que producen, en su vértigo.

Una actividad lúdica bien utilizada es una poderosa herramienta de cambio.
Los juegos son herramientas de la alegría, y la alegría además de valer en sí misma es una herramienta de la libertad.

  | |

¿Comentarios? (ahora hay 20)

¿Comentarios? (ahora hay 20) en “El verdadero papel del juego”

  1. El 30/04/2010 Alma AA escribió:

    gracias Luis por compartirnos esto tan importante, muchas veces como adultos nos olvidamos de jugar, de simplemente disfrutar como niños, y tu con tus palabras me lo has hecho recordar, ahora juego con mis hijos y hemos tenido una mejor y armoniosa convivencia. MIL GRACIAS
    un fuerte abrazo

  2. El 03/08/2010 perla escribió:

    Es cierto, ahora que lo dices recuerdo lo que era el juego para mi cuando niña, me encantaba correr, subir y bajar de todos lados, reir y gritar: “tu las traes” o “encantado” era realmente fascinante y divertido. Ahora mi niño no tiene esa oportunidad que yo tuve, por la inseguridad tan grande que no permite que los niños ya salgan solos a las calles, además, la premura de vida tan rápida y agitada que llevamos; sin embargo, reiré y jugaré más con él y me preocuparé menos por el diario vivir.
    Te agradezco hacerme reflexionar Luis!!
    Bayito

  3. El 05/12/2010 DALILA HERNANDEZ VARGAS escribió:

    hola, que gusto encontrarme con este espacio estoy leyendo su libro y me tiene encantada, es usted un gran maestro e inspiracion para muchos. gracias mostrar que la educacion es construida en el amor.

  4. El 26/02/2011 Virginia Holgado escribió:

    Hola Luis, hace poco te estoy conociendo, me encanta todooooo lo que hacés y escribís, me hace reflexionar, soltarme, divertirme, y pensar que no estoy tan errada, hay que ir por el camino del amor y el disfrute, soy docente y me ayudás mucho con tus ocurrencias.. Besos.¡Muchas gracias!!!!!!!
    Virginia. Trenque Lauquen, Bs As, Arg.

  5. El 28/08/2011 marina escribió:

    uf! tengo un bb de 1 año y medio, y tenemos la suerte de pasar todo el día juntos. pero ya me estoy haciendo mala sangre porque no sé a qué colegio lo voy a mandar… justamente me preocupa el tipo de persona que cada colegio pretende “formar”, sumado a que vivo en provincia de buenos aires, donde no hay muchas opciones… snif!!! mientras, sigo inventando juegos con mi bb!! bsos!

  6. El 19/12/2011 Angela escribió:

    totalmente de acuerdo, el juego es un proceso natural que no debe tener etiquetas y es un ensayo para la vida futura de los niños. lo mismo ocurre con los gatitos que juegan a perseguir una pelotita que secretamente lo entrena para atrapar su alimento en el futuro.

  7. El 20/05/2013 maribel escribió:

    sabes Luis eres un hombre iluminado por Dios, tus canciones comentarios son verdaderamente un regalo para mi, hoy es pentecostes y la coincidencia es que busccaba recursos para mis clases, pero encontre algo mejor que eso. Te cuento mi madre poco antes de morir me dio un consejo, me dijo “juega con tus hijos” ..ella casi nunca habia jugado conmigo. El señor te ha dado la sabiduria de entender a los niños, sigue asi y ayudanos a los que no tenemos ese don.

  8. El 28/09/2016 Mabel escribió:

    Tome estos dos párrafos porque considero que los juegos nos proporcionan justamente lo que indica el texto,y tanto niños como adultos nos olvidamos por un momento de quienes somos cuando ponemos en práctica algún juego que nos entretiene y nos da alegría. Los párrafos son: ” Los juegos son importantes porque enseñan alegría, porque nos arrancan de nuestra pasividad y nos colocan en situación de compartir con otros. Así como la danza nos cuenta de algo que sólo con danza se puede contar, los juegos enseñan algo que sólo los juegos enseñan y que no se traduce en palabras. Brindan un buen clima de encuentro, una actitud distendida, nos revelan torpezas de un modo que no nos duele descubrirlas, cambian los roles fijos en un grupo, son otra manera de incorporar una sana y necesaria picardía, despiertan, “desactivan la bomba”. Por sobre todo, y esto corre el riesgo de sonar a telenovela barata, son un constante mensaje de vitalidad que se graba en quienes los realizan, aportan una especie de combustible vital básico.”
    “Al igual que el carnaval nos invitan a que nos olvidemos de nuestra propia cara, de nuestra manera habitual de ser y nos pongamos otras máscaras, otros roles. Quizás veamos que en nosotros también hay otros y que esos juegos los despiertan e invitan a salir y revelarse. Obtendremos, por un momento, aquello que tanto anhelaba Borges: el alivio que da dejar de ser nosotros mismos”

  9. El 01/11/2016 julio escribió:

    Me quedo con las fraces finales que a mi criterio resumen lo dicho.

  10. El 28/06/2017 Walter Gastón Quintero escribió:

    buenos días, a Luis lo sigo por you tube hace mucho, por una conocida canción que me encanta y a los chicos les causa mucha gracias que es “niño caníbal” por ahí debo tener unos vídeos mostrando a chicos de tercer grado cantándola …abrazos desde Gualeguay Entre Ríos

dejar un comentario




- Recuerden que esta página es visitada por niños.
- Nos reservamos el derecho de modificar o borrar un comentario.
- Este no es un sitio de intercambio de mensajes personales.
- Pedimos especialmente a chicos y jóvenes que NO pongan sus datos personales pues estos quedan a la vista de todos.
- Como en todos los foros de Internet, los mensajes dejados por menores de edad son responsabilidad de los adultos a cargo.

 

  • | |
  • daily mobiles