Poema con una mala palabra pero que es una parte del cuerpo

13/12/2008

Advertencia legal, moral y pedagógica: la mala palabra no está en estas primeras estrofas por lo que la lectura del poema queda bajo la exclusiva responsabilidad de quien hace click en la palabra “continúa”… que está abajo a la derecha (donde
dice: “continúa”). Quien lo lea completo deberá hacerlo bajo la atenta vigilancia de sus padres o sus mayores… pero, si ya son mayores: ¡con su más mayores todavía! ¡Cuidadito!

Yo vi a Sansón
que era un panzón
que no usó calzón
al jugar pin pon.

Le grité: “Oye men,
¿se te pierde el tren?
¿No ves que te ven
todo el almacén?”.

Y del club lo echaron,
y lo empujaron.
Ni siquiera hablaron
y lo expulsaron.

Triste me sentí
y también me fui
de ese club “fifí”
que trataba así.

Encontré al amigo
eligiendo abrigo
del duro castigo
por mostrar su ombligo.

Lo vi a Sansón
comprando un calzón;
triste, con donaire
y su culo al aire.

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles