La influencia de la familia (2)

13/03/2011

Abrazo (dibujo de Luis)(Del libro ¡Qué fácil es estar en pareja!)

La ansiedad familiar

Exactamente todo ese conjunto de cosas que explicábamos antes, sumado a gente amiga que ya se casó o juntó y que ya anda con panza, con divorcios, con panza y divorcio al mismo tiempo, hace que a alguna gente le entre el afán de formar una familia. Se sienten desfasados con la edad, con lo que se imaginaron o les convencieron que se esperaban de ellos a los… (si es mujer les empieza a agarrar pasaditos los 25 y si es tipo después de los 30 o 30 y algo).  Pero como sea, como dé lugar, quieren formar un hogar y eso se nota a la legua porque a cada persona que les presenta la miran con cara de Darwin.  Hacen su cálculo de ¿Qué tal me saldrían los hijos con él/ella? Y cualquiera que siente que le están mirando los genes se espanta.  Imaginate, si recién conocés a alguien y descubrís que lleva la ropa de boda en el baúl de su coche:  ya te hace sentir limpiando la caca de tus nietos, te asusta, y es una reacción más que normal.

Esa es la única situación en la que yo, Medalla de Oro 1978 a la ansiedad, me he encontrado con personas aún más precipitadas.  Cuando uno conoce una dama, mi experiencia recomienda que le preguntemos si hay muchos graciosos en la familia.  Esta interrogación en sí es tan inocente, tan alejada de los cálculos que ella puede hacer, que la responderá.  Si ella nos asegura que hay muchos (o pocos, pero que son muy muy chistosos) uno puede avanzar con otro comentario muy inocente: ¡Qué bueno!  En mi familia también y yo me la paso haciéndoles bromas porque todos se casaron más jóvenes que yo.  Cuidado con lo que ella responda:  si cae en la trampa y nos confiesa que a ella le hacen bromas respecto de su soltería ¡Alerta camaradas!

Ley de Varela
La ansiedad por casarse es directamente proporcional a las bromas familiares recibidas.

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles