Escribir la famosa carta

09/09/2015


(Del libro¡Buenísimo, Natacha!)

– Querido Fede…
– No, Pati, no le pongas “Querido” así de entrada, porque se va a dar cuenta qué le querés decir.
– Bueno, ¿y qué le pongo? ¿”Fede” solo?
– Claro, nena.
– Bueno: Fede, me gustás mucho y no te puedo decir quién soy y… Nati, ¿viste que Sabrina dice que Fede medio se cree muy lindo?
– ¿Y qué tiene?
– ¡Cómo “qué tiene”, Natacha… que si empezamos la carta poniéndole que me gusta mucho se requetesúper va a creer más todavía!
– Entonces ponele: “¡¿Vos quién te creés, tarado?!”
– ¡Natacha, ¿cómo le voy a poner eso, pobre!?
– ¡Ay, Pati, ¿quién te entiende?!
– ¡Es que sos más exagerada que no sé qué! ¡Ayudame, Nati, no seas mala!
– ¡Si yo te quiero ayudar, pero nada te viene bien!
– Pará de pelear y decime qué le pongo.
– Eeeh… ponele: Fede solo.
– Sí. – Después ponele: Hace rato que quería escribirte….
– Sí.
– … porque sos el chico más lindo del grado …
– Sí. – … yo antes gustaba de uno que se llamaba Pechito …
– Sí. – …después te vi a vos y me gustaste vos.

– Más que Pechito, le agrego, ¿no, Nati?
– Mmm… sí, mejor. – Bueno, dale, ¿cómo sigo?
– Ponele: … mejor dicho, somos dos chicas que somos anónimas porque todavía no te podemos decir …
– ¡Uy, eso es buenísimo, Nati, así le creamos misterio! Dale, con qué sigo.
– Ponele: … y las dos gustábamos de Pechito y Pablo Vale, pero cuando…
– Y de Nicolás, te faltó, Natacha.
– ¡Si a vos no te gusta Nicolás!
– ¡Ay, Natacha, pero sos mi amiga y estamos haciendo la carta juntas!
– ¡Ay, qué buena que sos, Pati!, bueno, agregale: … y de Nicolás, pero cuando te vimos a vos sos un potro y nos gustaste y te queremos contar que sos muy lindo y gracioso, pero no te ilusiones que no te queremos preguntar nada raro sólo te vamos a preguntar ¿de quién gustás?
– Ahí hay que dejarle un espacio, ¿no Nati? ¿Cuántas rayitas le dejo?
– ¿Cómo “rayitas”?
– Así escribe una letra en cada rayita.
– Hacele cinco.
– ¡¿Cinco nomás?!, ¿y si le gusta Verónica?
– ¡Bueno, Pati, que ponga dos letras por rayita y listo!
– ¡Natacha, nena, además tu nombre no entra!
– … (Natacha cuenta mirando el techo) Uy, tenés razón, mejor ponele doce rayitas.
– ¿Para qué tantas?
– Por si quiere poner “NatachayPati”, ¿por qué va a ser?
– Tenés razón, entonces mejor le agrego: (te pusimos doce rayitas para que te entren dos nombres, por ejemplo). Ya está, bueno, ¿cómo sigo?
– Eh, ponele: Espero que elijas bien, en realidad el que tendría que decir esto sos vos, pero como nos gustás y no me animo a decírtelo, mejor te escribimos por carta. Un beso grande y si gustás de nosotras decímelo por favor. Listo.
– No, pará, le agrego: SI O NO.
– Ah, claro.
Firmado, somos dos chicas. No te creas tan lindo. Anónimo (¡Ah! y no tenemos novio).

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles