El chico que comí­a flores

20/02/2017

Ilustraciones de O´Kif
(Del libro El pulpo está crudo)

Había una vez un niño que gustaba de comer flores.
No había jardín al que no se hubiera metido a pegar un par de mordiscones.
Su madre le decía: “Si seguís así, cuando seas grande vas a ser un tiburón”.
Ahí se asustaba y se aguantaba un poco, pero después le volvían las ganas y se comía un ramo.
Cuando llegó a grande se transformó en tiburón.
Cierta vez lo pescó un marinero que cuando le abrió la panza encontró un montón de flores.
El pobre no entendía qué era eso y , asustado, se puso a sacarlas.
Cuando treminó, el tiburón volvió a ser el niño de antes y el marinero temblaba como un perro.
El niño, agradecido, le enseño a comer flores. Y el marinero le enseño a prepararse una sopa de pescado para que no se convirtiera en tiburón.
Fueron dos amigos muy felices y se sonaron las narices.

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles