Copyright – Capí­tulo 32

21/09/2005

Portada(Del libro Copyright. Plagios literarios y poder político al desnudo.)
Las imágenes mostraban al Presidente en un acto polí­tico. Repartiendo promesas electorales.

—Yo les agradezco su confianza que nos permitirá arreglar el desquicio de gobiernos anteriores…

Falfaro se acercó veloz y le recordó que él mismo llevaba cuatro mandatos en el poder. El Presidente corrigió con rapidez:

—… el desquicio de gobiernos muy muy anteriores.

La multitud lo aclamaba.

—Vamos a invertir en obras públicas que darán fuentes de trabajo. El Nuevo Palacio Presidencial, sin ir más lejos, ocupará veinte mil obreros… Vamos a construir carreteras subterráneas y más aeropuertos. ¡Un aeropuerto para cada barrio! Para evitar los congestionamientos de tránsito que provoca la gente cuando va toda al mismo aeropuerto.

La gente aplaudí­a, y él, hábil, dejaba que todos oyeran sus propios aplausos y luego seguí­a:

—Vamos a dejar la corrupción en lí­mites imperceptibles… ¡Vamos a acabar con quienes nos tachan de corruptos! ¡Vamos a tacharlos!

La masa, que también lo veí­a en unas pantallas gigantes instaladas a los costados del balcón, comenzó a ovacionarlo. Falfaro lloraba de orgullo, por trabajar junto a esa usina polí­tica, auténtica fuente de la historia. El Presidente, alentado por la ovación popular, no dudó en adelantar un elaborado plan de gobierno que iba improvisando y maduraba al calor de los aplausos.

—¡Vamos a aumentar el presupuesto educativo en un mil por ciento!

La reacción inmediata le confirmó que su discurso se encaminaba correctamente.

—¡Y el de los gastos de defensa, también en un mil por ciento! ¡Y los de la justicia, también en un mil por ciento!

—… (vivas y aplausos)

—¡Y vamos a incentivar a la pequeña y mediana empresa!

—… (bravos, aplausos)

—¡Y a la empresa gigantesca, también! ¡Con un mil por ciento más en créditos de tasas blandas!

—… (la ovación se estaba gestando)

—¡Y vamos a aumentar el presupuesto de salud en un mil por ciento!

—… (comenzaba la ovación)

—¡Y vamos a bajar los gastos del Estado también en un mil porciento! ¡Y vamos a reformar la Constitución todo lo que haga falta para que haya pleno empleo!

—¡Vamos a privatizar todas las propiedades del elefante blanco que es el estado, para que la iniciativa privada mejore los servicios!

—… (gritos de aprobación)

—¡Y vamos a hacer que el Estado compre empresas nuevas! ¡Recién hechas! ¡Terrenos! ¡Red ferroviaria!

—… (gritos in crescendo

—¡Correos! ¡Empresas eléctricas, de telecomunicaciones! ¡Para que el Estado sea grande y pródigo!

—… (ovación popular)

—¡Y vamos a aumentar los sueldos en un tres mil por ciento!

—… (gran ovación especial)

—¡No! ¡Mejor en un cuatro mil por ciento!

—… (la multitud estalló enloquecida)

—¡¡¡Mejor en… en… en un diez mil por ciento!!!

Las cámaras de los noticieros temblaban por el bramido popular, algunas madres alzaban a sus bebés para que vieran al Presidente.

—¡¡¡Mejor, en un treinta mil por ciento!!!

Las madres comenzaron a tirar a sus bebés al balcón presidencial, para que él los besara. No todos llegaban, y algunas criaturas rebotaban contra el balcón, otras caí­an antes de llegar, o se pasaban de largo y daban sordos golpes contra el piso del salón rojo. Se estrellaban contra armarios y vitrinas. Falfaro rogaba, desesperado: ¡Señoras, no tiren a su hijos porque están rompiendo toda la cristalerí­a!. Pero ellas no hací­an caso y aquello era un ir y venir de bebés volando en un sentido y regresando, ya besados, a la multitud. A la multitud, y no siempre a sus madres originales, lo que llevaba el arrebato popular a lí­mites enajenantes: ¡Con sólo besarlo me lo hizo rubio! ¡Al mí­o lo agrandó varios años! ¡Es un santo! ¡Un santo!

El Presidente, exaltado, continuaba:

—¡¡¡Vamos a aumentar los sueldos en un millón por ciento porque este pueblo maravilloso se lo merece!!!

Y la gente, que ya habí­a superado el lí­mite de su éxtasis, gritaba: ¡Basta! ¡Basta, por favor! ¡Así­ ya está bien!

—¡¡¡VAMOS A DECRETAR ALCANZAR LA VIDA ETERNA POR MEDIOS CIENTíFICOS!!!

  | |

¿Comentarios? (ahora hay 9)

¿Comentarios? (ahora hay 9) en “Copyright – Capí­tulo 32”

  1. El 21/09/2005 Ministry escribió:

    Luis,me encantó el libro, ojalá te des una vuelta por Chihuahua pronto para que me lo firmes. Un saludo para Jorge (super fan de Les Luthiers) M.

  2. El 22/09/2005 Vir escribió:

    No veo la hora de ver qué hizo este presidente cuando finalmente fue reelecto… no, mejor dejalo así

  3. El 01/10/2005 marina escribió:

    ¡¡VAMOS A REGALAR LA OBRA COMPLETA DE LUIS MARIA PESCETTI A TODOS LOS NIÑOS DE LA TIERRA!! AH, SI…. Y EQUIPOS DE MUSICA, COMPUTADORAS Y ANTEOJOS DE LEER PARA DISFRUTARLA!!!!!!

  4. El 07/10/2006 Hugo escribió:

    Estimado Luis: Me desempeño como maestro de grado en la Escuela Nº 63 “Dr. Eugenio Asconapé” de Moreno, pcia. de Buenos Aires. Quiero contarte que sos muy querido y admirado por los nuestros chicos. Hasta hemos teido que detener peleas motivadas por la posesión de tus libros (que están en la biblioteca de nuestra escuela). Todos se lo querían llevar a casa. Los preferidos son “El plpo está crudo” y “Nadie te creería”. Cuando fuimos a visitar la Feria del Libro Infantil de este año, la encargada del stand de Alfaguara tuvo que traer más libros tuyos del depósito para que mis “enanos terribles” de 3ºB pudieran saciar su sed de lectura. Es increíble lo que generás en los chicos. También son fanáticos de Guatavo Roldán y sus bichos del monte y de las “criaturas” que pueblan los cuentos de Graciela Montes.
    Te cuento que tenemos un proyecto de “exploración de autores” que culminará pronto con el bautismo de cada aula de la escuela con el nombre de un escritor argentino de literatura infantil. Por supuesto, que los “natacheros” grandotes de 5º grado ya te eligieron para nombrar su “búnker”. Mis pequeños de 2ºA eligieron a Ricardo Mariño… y los que comparten las tardes conmigo, los “enanos” de 3ºB eligieron a Graciela Montes. Pero lo cierto es que por alguna extraña razón, tus libros son los que más han circulado en los recreos y en los espacios de lectura.
    ¡Felicitaciones por generar tantas emociones y risas!

  5. El 06/11/2006 nicole escribió:

    me encanto tu libro ya q es muy entrete

  6. El 11/10/2007 malena escribió:

    uyyy es muy bien miren que yo solo tengo 12 años, igual estoym leyendo ya el ciudadano de sus zapatos y todos los libros para chicos ya los lei, ademas de la vida y otros sintomas, igual es buenisimo1

  7. El 07/04/2008 gOretY escribió:

    simplemente… genial! es un libro para leer sin ego, si no, no tiene sentido q leas cosas q tal vez parecerán absurdas. Hay q leerlo con corazón de niño pero aprovechando toodo lo q sabes para disfrutarlo. Muy divertido

  8. El 15/12/2008 vic escribió:

    nosotros ya tuvimos un presi como ese !!!
    y no nos fue muy bien….

  9. El 02/09/2010 Yanina escribió:

    Brillante este capítulo, Luis. Empecé a leer tus libros hace un mes y no puedo parar. Tengo 31. Te admiro muchísimo.
    Yanina, desde Buenos Aires.

dejar un comentario




- Recuerden que esta página es visitada por niños.
- Nos reservamos el derecho de modificar o borrar un comentario.
- Este no es un sitio de intercambio de mensajes personales.
- Pedimos especialmente a chicos y jóvenes que NO pongan sus datos personales pues estos quedan a la vista de todos.
- Como en todos los foros de Internet, los mensajes dejados por menores de edad son responsabilidad de los adultos a cargo.

 

  • | |
    • Comentarios recientes:
      • Editor: En la agenda aparece cómo contactar a...
      • Manuel maciel: Hola. Estoy haciendo una...
      • dante aguero: donde puedo ver la pelicula...
      • Telma: por favor luis podrias mandarme algun...
      • ani: me gusto la obra sigue así luis maría...
      • ana maria murolo: DONDE PUEDE VER MI NIETA LA...
      • Editor: Luciana: en la Agenda de este sitio...
      • Editor: Patricia: en la Agenda de este sitio...
    •  

    daily mobiles