A un lugar

14/09/2016

(del libro Natacha)

– Mamá, me voy a un lugar a hacer una cosa.
– ¿A dónde te vas?
– A un lugar… que queda por allá.
– Por allá, ¿es lejos?
– No… más o menos, no tan lejos; es cerca del coso.
– ¿Qué coso?
– Ese coso que una vez te contaba …
– No me acuerdo, Natacha.
– … dale, si yo una vez te dije y vos me dijiste, Bueno, andá.
– Pero ¿¡dónde vas a ir?!
– ¡Y, ya te dije, mamá! ¿¡o no me oíste!?
– Te oí, pero no entendí nada.
– Voy cerca de la casa de la nena.
– ¿¡Qué nena!?
– De ésa que un día me hizo un regalo.
– ¿Un regalo?, ¿cuál?
– ¡Ufa, no me acuerdo! … es esa que tiene el pelo todo así.
– ¿Enrulado?
– No, todo como así … ¡qué vive cerca de ese lugar que vimos una vez!
– ¿¡Qué lugar, Natacha!?
– Ése que queda cerca del quiosco que está a la vuelta de por allá, ése que tiene todo como una cosa así con colores y qué sé yo.
– ¿El quiosco de la esquina?
– No, uno que tiene un aparato que da vueltas …
– ¿La maquinita que da caramelos?
– ¡No! ¡Nada, pero nada, pero nada que ver! ¡Uno que da vueltas, mamá!
– No sé, Natacha, en un quiosco algo que da vueltas… qué sé yo qué será.
– Bueno, pero vos dejáme.
– Está bien, pero ¿qué vas a comprar en el quiosco?
– No, en el quiosco no, yo voy como si fuera más al lado, más para allá …
– No sé dónde es, Natacha.
– Que uno vez vos me dijiste, Bueno, andá.
– ¡Sí, ya sé que te dije eso!
– Y bueno, entonces dejáme de nuevo y listo, para qué pegar tantas vueltas ¿no?

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 


La patria es la vida (origen no es destino)

daily mobiles