Carta al niño siete mil millones

01/11/2011

Me llamó Diana, del periódico Clarín (Arg) para invitarme a escribir algo sobre el nacimiento del niño con el que llegamos a ser siete mil millones de humanos.

No puedo, estoy a mil preparando viajes… y, en lo que me disculpaba, me vino una frase “Al frente, que hay lugar”. Un juego de palabras con las que dicen los choferes de autobuses en Buenos Aires “Al fondo, que hay lugar” cuando los pasajeros se quedan agolpados cerca de la puerta de subida… y encima suyo.

Se lo comenté, pues ¿a quién le gustaría ser ni simbólicamente algo vinculado con la superpoblación, escasez de alimentos, de agua? Era una frase, apenas un hilito, pero del que se podía tirar y ella agregó: “¿Ves, Luis? escribilo”. Cortamos, me senté y lo hice.

 Al frente, que hay lugar

Mi amor, mi querido o querida, usted no llega a ocupar un lugar vacío sino uno que se crea con su llegada. Así de raro y bueno. ¿Cómo lo recibimos? ¿Con las Variaciones Goldberg por Glenn Gould? ¿Cantando “Se me perdió la cadenita”, bien cumbia? ¿Con un abuelo al que le gustaba Aretha Franklin? ¿Con un tío que no conoció a Los Beatles? ¿En una calle sin nombre? ¿En una casa con puerta? En un hospital, en el campo, en una casa. Después de muchas contracciones, sin haber sido esperada, o sin esfuerzo alguno. Por un pelo, encima de un taxi. En un cerro alejado. De noche, a la tarde. Lejos del mar. Cerca tuyo. Pegado y despegado de tu mamá. Con padre al lado, sin papá. Mi lucecita, mi bendición. Bajo la luz de una sola bombilla, en el barrio más exclusivo, por un minuto más por un minuto menos, quinta hija, primer nieto, pura novedad. Esperemos que dando lo mejor de cada uno; pero usted corrija con confianza, y a su tiempo y su manera, y esperemos que dando lo mejor de usted cuando eso sea. Cantando o en silencio. Mire, milagrito, la cosa empezó hace rato, ¿usted tiene tiempo? Con partera o a solas. Con amor o con un hueco de alas. Con Mozart o Jamaica, Cesaria Evora o Portugal, con Einstein o agua de lluvia, con gaitas o arroz, o turrón, almendras, nuez, frutas, sopa, bambú o celular, pastas, manteca, un poco de harina. Aromando el hogar. Con flores de pan recién horneado. Té.
Como sea: bienvenido a llenar un lugar que no existía.

Luis Pescetti
foto: Mateo Oviedo

  | |

¿Comentarios? (ahora hay 45)

¿Comentarios? (ahora hay 45) en “Carta al niño siete mil millones”

  1. El 04/11/2011 Manuel escribió:

    Luis… se me cae una lagrima, es de alegria, es de emocion, a veces parece tan dificil empezar algo en lo que uno va a poner el corazon y sin embargo no hay que hacer nada, simplemente dejar que hable, sacarle esa mordaza que aprendemos a ponerle y ya esta, la emocion esta ahi en todo su esplendor para hacernos mejores personas… en eso pense mientras te leia… es asi, no se si es importante una carta para ese niño, si es importante que por un instante nos miremos entre nosotros… tanto mirar para adelante y tanto lucha que conseguiras, nos hace olvidar de los que caminan con nosotros… se me permitis te voy a dar un gran abrazo…

  2. El 05/11/2011 Natalia escribió:

    Querido Luis,

    Un par de años atrás, un querido profe de ecología me dijo que el problema no son los, ahora, 7 mil millones de personas, sino lo que hace cada uno de los que existimos desde hace tiempo en este mundo…. Si todos ahorraríamos un poquito de agua y de luz, que tanto valoramos solo cuando faltan, si todos usáramos las bolsitas de las abuelas para ir al mercado en vez de llenar los mares del mundo con bolsas de plástico, si caminaríamos cuatro cuadras en vez de usar un auto… y tantas otras cosas que podríamos hacer para respetar a los otros seres del planeta y a nosotros mismos, la historia sería diferente, no? El problema no es sólo el hambre de muchos, sino la indigestión de unos pocos…

    Y aquí, algo para vos, quizás relacionado con tu carta porque se trata de los millones de diversas historias de este mundo que no son contadas: http://www.onedayonearth.org/page/motion-picture-trailer (One day on Earth – Un día en la Tierra; está en Inglés, no pude encontrarlo en Español). Un abrazo fuerte y gracias infinitas!

    Natalia (bióloga, Rosario, Argentina).

  3. El 05/11/2011 aleida escribió:

    gracias por llenar el vacío con la dulzura de tus palabras, cuantas veces llegan niños a este mundo y no hay alguien a quien le importe su llegada gracias

  4. El 05/11/2011 aleida escribió:

    querido luis hace muchos años la vida me regalo la oportunidad de conocerte hasta la fecha sigo enamorada de ti y tu maravillosa sensibilidad como artista, gracias por seguir adelante

  5. El 23/11/2012 Natalia escribió:

    No sé, que tan importante es ser un número,pero que importante es tener un lugar en el mundo sin el consentimiento de nadie.aunque muchos no te dejen nacer el lugar esta allí esperando solamente para vos; el lugar en el mundo no se gana es pertenencia única y absoluta. Gracias Luis!!!

dejar un comentario




- Recuerden que esta página es visitada por niños.
- Nos reservamos el derecho de modificar o borrar un comentario.
- Este no es un sitio de intercambio de mensajes personales.
- Pedimos especialmente a chicos y jóvenes que NO pongan sus datos personales pues estos quedan a la vista de todos.
- Como en todos los foros de Internet, los mensajes dejados por menores de edad son responsabilidad de los adultos a cargo.

 

  • | |
  • daily mobiles