Totó y las mascotas

02/11/2016

Se parece al pollito de Totó (dibujo de un niño)Vení­a con un pingüino debajo del brazo y se cruza con un amigo que le pregunta:
– ¡Totó! ¿De dónde sacaste ese pingüino?
– Lo encontré enfrente de casa.
– Lo que tenés que hacer es llevarlo al zoológico.
– Sí­, tenés razón, chau.

Al tiempo, este amigo lo vuelve a encontrar… y seguí­a con el pingüino debajo del brazo:
– ¡Totó! ¿¡No te dije que lo llevaras al zoológico!?
– ¡Lo llevé y le encantó! ¡Ahora vamos al cine!
*
Suena el teléfono en una comisarí­a y atienden.
– ¡Policí­a, llamaba para ver si podí­an encontrar a mi gato!
– Pero buen hombre, todos los dí­as hay robos, terrorismo, asesinatos, etc., ¿y usted nos llama para que busquemos a su gato?
– Es que mi gato es muy especial, esteeee… sabe hablar.
– … haga una cosa: cuelgue, no vaya a ser que esté llamando y le dé ocupado.
*
Está Totó con un pollito en la mano, pasa uno y le pregunta:
– ¿Pica?
– No sé, ¿a ver? (y lo tira al suelo para ver si rebota).

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles