Rutinas previas al show (3)

19/10/2009

El aire está seco

Me puse crema y tanta que luego no me podía vestir porque la piel estaba como atragantada de humedad.

Antes de ir al show hice un rato de elongación o estiramiento, o alguito de yoga con un lo que pueda de meditación. Tanto para ayudar a las sacro-ilíacas, como a las lumbares, como a la paz del alma. Porque es tan largo el tiempo antes de un show. Las giras están hechas de esos espacios tan libres, que ni quien los cubra con un plastiquito, al menos, como la alberca de Lalo.

Además eso de estar una hora y media parado sobre el mismo pie, y un día y otro día, y termina doliendo la espalda. Pequeños gestos de salud y cotidianeidad de la gira.

Me preparo para el show, dispongo la ropa… no encuentro el calzado. Busco y rebusco. No traje el calzado: sólo dos pares de tenis (zapatillas) y uno de sandalias, o sea que algo de ropa para salir y entrevistas sí, pero con las tenis, como gringo de vacaciones voy a andar. Se me ocurrió salir desclazo y arrojando semillas al público, en plan San Francisco de Asís.

Hay un huracán, hay un norte en el sur, como quién dice. Primero que no era tan peligroso, luego que no era tan suave, y luego que háganse pa’llá que se pone feo. Nosotros estamos lejos, pero el cielo está de un nublado plomizo, nubes bajas, cargadas, y frío. Lo que acá llaman frío, eso sí, que ni se sentiría en otrospaíses o hasta se sacarían mesitas a las veredas porque el clima está benigno, pero acá es frío y punto, así se declara. Y así se siente, que es peor. Uno se imagina México con un clima templado, siempre, y siempre te sorprende un frío de sierra y altura, que te cala.

Luis

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles