Pequeña guí­a de autocontrol en el amor (4)

14/10/2011

Amor y otras cosas(Del libro ¡Qué fácil es estar en pareja!)

Excelencia en el autocontrol

Pero como de lo que se trata es que uno logre el autocontrol de uno mismo y no el autocontrol del otro, queremos comentar que en una prestigiosa revista internacional, cuyo nombre ignoramos porque la encontramos en el baño, en casa de un amigo y le faltaba la tapa, hallamos un artí­culo que nos llamó la atención por su original tí­tulo: ¡TÚ PUEDES! El autor recomendaba leerlo al amanecer mientras se oí­a el Himno a la Alegrí­a de la Novena Sinfoní­a del genial hipoacúsico. Era un artí­culo muy breve, pues las fotos en maravillosos colores ocupaban casi toda la página, pero muy bien documentado y que iba directamente al grano. En este momento acuden a nuestra mente algunas de sus frases directas y especí­ficas:

  • Encara tus dudas con contradicciones.
  • Para vencer tu inseguridad debes ser más fuerte que ella.

Y aquella otra:

  • Enfrenta tus problemas con una sonrisa y si son muy graves: con dos sonrisas.

Nos encantarí­a reproducir el artí­culo en su totalidad (prácticamente lo hemos hecho) pero tomaremos solamente lo relacionado con nuestro tema. El autor, una eminencia cientí­fica, nos explica que si leemos algo repetidas veces, poco a poco va penetrando hasta llegar a las profundas capas de nuestro inconsciente y que, entonces, ya no necesitamos seguir repitiéndolo (y además me imagino que una sobredosis de repeticiones puede llegar a depositarnos el mensaje en las rodillas). La cosa es que cuando el mensaje se asimila en nuestro inconsciente se convierte en una parte nuestra. Tan así­ que serí­amos incapaces de diferenciarlo de otras partes nuestras e incluso de partes nuestras que no son nuestras, y entonces el mensaje empieza a trabajar solito, ya uno puede estar pensando en lo que quiera que el mensaje estará pensando en el mensaje, por decirlo así­, como cuando mantenemos el equilibrio al caminar o al beber.

Según el autor, debemos copiar estas reglas en un papel, que incluso podemos plastificar para que no se nos ponga pringoso, y cada mañana al levantarnos leerlo en voz alta una vez y en voz muy bajita otra vez más. Antes de pasar a las diez promesas del autocontrol, nuestra propia experiencia personal en el trabajo con este método, nos permite hacerles una sugerencia: al copiar las promesas conviene hacerlo en un papel rayado porque sino uno escribe y se le tuerce la lí­nea.

Helas aquí­:

Las diez promesas del autocontrol

  1. Cuando conozca a alguien primero le preguntaré el nombre y luego el teléfono, en ese orden.
  2. Si la llamo y no la encuentro dejaré pasar quince minutos antes de volver a llamarla.
  3. Si no la encuentro no seré agresivo con la persona que me atienda.
  4. No bloquearé su lí­nea con mis llamadas.
  5. Cuando la encuentre hablaré sin gritar.
  6. Haré una cita para otro dí­a, nada de: ¿quéstáshaciendohí­voy!!!
  7. No haré más de cuatro llamadas diarias para confirmar si irá a la cita.
  8. El dí­a de la cita me acercaré caminando y no corriendo.
  9. Le sonreiré sin hilitos de baba.
  10. Tendré mis ojos con las dos pupilas dilatadas del mismo tamaño.

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles