Pequeña guí­a de autocontrol en el amor (3)

11/12/2013

Flor y corazones (detalle del dibujo de un niño)(Del libro ¡Qué fácil es estar en pareja!)

Pero supongamos el caso de que no es que ustedes tengan que controlar sus ataques de ansiedad y abandono, mezclados con demandas de afecto de hace tres reencarnaciones a esta parte. Imaginemos que es a su amada a la que deben decirle: ¡Detente animal feroz!

Ante la afirmación
-Vos ya no me querés como antes.

Nunca respondan así­
-Sí­, te quiero igual.

Porque lo que sigue es que el otro diga que no es cierto y uno insistirá en que sí­ es cierto y otro que no y uno que sí­ (pero ya sintiendo que un poco menos) y el otro que no y uno que sí­ (y uno ya empezando a sentir que tiene razón, que ni un poquito) y el otro insiste que no y uno ya lo siente como el mejor amigo. Esto es tan así­ que a mediados del siglo XV una fundación holandesa instauró un premio para cualquiera que logre que una de esas conversaciones dure menos de cuatro horas y es el dí­a de hoy que nadie lo ganó.

Sugerencia de respuesta para evitar el rollo

-Vos ya no me querés como antes.
Adivinaste.

-Vos ya no me querés como antes.
-Menos de lo que siempre te quise: imposible.

-Vos ya no me querés como antes.
-¡No es cierto! ¡Siempre te quise poco de manera constante!

Vos ya no me querés como antes.
-¿Como antes de quién?

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles