Muy atenta

06/08/2018

(Del libro Bituín bituín Natacha)

Natacha fue a jugar a casa de Federico.

– Y ésta es mi colección de figuritas, ¿ves? (Federico).
– Ah (qué lindo que habla).
– Son todas fotos de autos de carrera.
¡Me encantan los autos de carrera! (Federico, entusiasmado).
– Qué bien (y tiene una mirada relinda con los ojos que tiene).
– ¿Ves éste? Corre a trescientos cincuenta Kilómetros por hora; es una masa (Federico).
– Cuánta rapidez (me encanta la voz).
– Y este azul fue el primer coche que tení­a todo computadorizado (Federico).
– ¡Qué avance! (Y es reprolijo en su cuarto, bah, máso menos, pero es bastante ordenado).
– ¿Ves? Acá está la computadora que te indica todo… (Federico señala la foto).
– Ahá (¡Ay! Se apoyó un poco en mí­ sin querer. ¡Me muero de la emoción!)
– …la temperatura del motor, del aceite, del agua, cantidad de combustible… (Federico enumera con los dedos).
– Claro… (además es reamable; no es un bruto).
– …la presión de aire en las ruedas, para cuántos Kilómetros te alcanza el combustible a esa velocidad, y si cambiás de velocidad siempre te lo calcula, ¿no está buení­simo?
– …(Le tengo que contar a Pati que nos sentamos juntos a leer).
– Nena, ¿vos me estás oyendo? (Federico).
– (No me va a …¡click! ¡Uy!) ¿Qué? Más bien, nene, ¿qué te pensás?
– Que yo estoy explicándote y vos te distraés (Federico).
– ¿Vos te creés que no estaba prestando atención? Estaba atenta, nene (Natacha).

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles