Las enemigas naturales de la luna

13/07/2015

Portada(Del libro Historias de los señores Moc y Poc.)

– Perdón, Poc. ¿Le puedo hacer una pregunta?

– Sí­.

– ¿A cuánto queda la Luna?

– ¿De ahí­ donde usted está parado o de dónde estoy yo?

– A ver, déjeme pensar…

– …

– …de donde estoy yo.

– ¿Usted quiere saber en horas o en libras esterlinas?

– Bueno, yo habí­a pensado en kilos, pero me da lo mismo.

– Yo calculo que a unos quince litros.

– ¿Litros por segundo o por minuto?

– Por kilo, ¿por qué?

– Estaba tratando de calcular el tamaño en relación con el Sol.

– ¿Por qué le preocupa eso?

– Es que, en caso de que la Luna se caiga, quisiera estar seguro de que lo harí­a en dirección al Sol y no en dirección a mi casa.

– Podrí­amos pensar que es la Tierra la que se va a caer encima de la Luna.

– Perdón, no entiendo el vuelco de su razonamiento.

– Es que, siendo la Tierra más grande que la Luna, la que saldrá lastimada será ella y no la Tierra.

– Sí­, pero… ¿qué pasa si soy yo el que se cae encima de la Luna? Siendo tanto más pequeño ¿no seré yo el más lastimado?

– En ese caso sí­ ¿ha notado alguna tendencia a caerse hacia arriba?

– Bueno, no es exactamente eso, pero la semana pasada me cansaba al subir tres pisos por escalera… y, ayer, subí­ seis pisos como si nada.

– Caramba…

– E iba con una bolsa cargada de naranjas, quizás unos 3 kilos.

– ¿No serán las naranjas las causantes de su ingravidez o, mejor dicho, las que lo vuelven más atractivo para la Luna?

– No lo habí­a pensado… déjeme ir por un par y hacemos un experimento (entra a su casa).

– …

– (Regresa con dos naranjas) …veamos, Usted debe controlar, primero saltaré sin ninguna naranja ¿quiere tenerlas, por favor?

– Prefiero no hacerlo hasta no estar seguro de que ellas no son las causantes.

– Lo comprendo. Las dejaré en el suelo… (deja las naranjas).

– …

– (da un salto) ¿Cómo estuvo?

– Normal, yo dirí­a que un salto común y corriente.

– De acuerdo, ahora veamos con una naranja (la toma)

– …

– (da otro salto) ¿Y ahora?

– Bueno, no quiero asustarlo, pero casi le podrí­a asegurar que fue un poco más alto.

– Qué terrible. Y yo, cargando naranjas como nada. Sigamos con la que falta (la toma).

– …

– (da otro salto).

– ¡No puedo creerlo! Fue evidentemente más alto. Se confirma mi hipótesis.
– (apoya una mano en el hombro del señor Poc) Estimado amigo… le debo la vida, jamás hubiera sospechado que por las naranjas estaba siendo atraí­do por la Luna.

– ¿Usted cree que a la Luna le gusten las naranjas?

– Quizás no sea que le gusten, pero tenga poder sobre ellas.

– Tal vez las naranjas son a nosotros, lo que los anzuelos a los peces.

– ¡Qué horror! Si no hubiera sido por su oportuna intervención quién sabe, quizás en un par de meses, o dí­as, ya estarí­a yo flotando, elevándome irremediablemente.

– No quiero alarmarlo pero… ¿ha comido mucha naranja últimamente?

– Tiene razón, sí­: como postre, en jugo, en ensaladas de frutas, en mermelada, pato a la naranja, lomo de cerdo a la naranja… creo que estoy en peligro. Ya no queda nada por hacer…

– No desespere, debemos pensar algo. Tiene que haber alguna solución…

– ¿Ponerme pesas en los pies? No, serí­a peor, por un lado me atraerí­a la Luna y por otro me sostendrí­an las pesas. Morirí­a descuartizado.

– No, estaba pensando en otra cosa… Debemos contrarrestar el efecto de las naranjas. Las naranjas, el color naranja en sí­, Usted sabe, está formado por…?

– La combinación de rojo y amarillo.

– Que son colores cálidos ¿cual es el color frí­o opuesto a esos?

– El azul.

– ¡Perfecto! ¡debe comer cosas azules!

– Nuevamente me sorprende, es brillante. Veamos, debo comer cosas azules, pero no cualquier cosa, sino frutas azules. Eso es, frutas azules… ¡Las uvas!

– Exacto. Las uvas son las enemigas naturales de la Luna.

– Por favor, acompáñeme al mercado a comprar naranj… perdón, quise decir uvas, fue un lapsus.

– No. Aún está en su poder y lo estará por un tiempo. Las naranjas lo tentarán de manera irresistible y sentirá que las uvas son feas o malintencionadas, sucias. Debe cuidarse.

– Tiene razón, le juro que comeré uvas aunque muera aplastado contra la Tierra por su peso.

– No, las uvas son buenas. Ellas nunca le harí­an eso. No permita que se filtren pensamientos negativos ¿Quiere flotar disparado hacia la Luna?

– Por supuesto que no.

– Entonces recuerde que, las uvas, son las enemigas naturales de la Luna. Dí­galo.

– Las naranj… ¡oh, Dios! ¡de nuevo!

– ¡Inténtelo! ¡Usted es más fuerte que las naranjas!

– (con mucha dificultad) Laa…as uuvvvass… ¡oh, siento que me hierve la sangre!

– ¡Siga, siga! ¡no se rinda!

– … sssoonnnn lass ennemmmigggass… natturales… dddee la Luuunnaa.

– ¡Bravo! Ahora vayamos al mercado.

– ¡Quiero una naranja! ¡por favor! ¡quiero ir a la Luna!

– No se rinda amigo, vamos al mercado por uvas.

– ¡Agh! ¡qué asco! Pero tiene razón, vamos por uvas antes de que sea demasiado tarde.

  | |

¿Comentarios? (ahora hay 33)

¿Comentarios? (ahora hay 33) en “Las enemigas naturales de la luna”

  1. El 21/09/2014 dolores escribió:

    hola soy dolores una alumna de quinto grado del colegio san gabriel leí el libro las historias de los señores moc y poc y me parecio muy gracioso este capitulo y muy disparatado para mi eso es lo bueno de los señores moc y poc. me encanto tu libro, me gustaria que alla un moc y poc 2 o un libro así tan grasioso. dolores

  2. El 08/04/2015 Mariana escribió:

    Es refrescante leer este tipo de escritos que tienen una lógica irracionalmente coherente. Es bueno que fomentemos en los niños la imaginación y permitamos que al igual que los personajes del cuento, lleguen a sus propios razonamientos; al fin y al cabo son alimentos para la mente y la creatividad. De igual manera, como adultos también tenemos que darnos la oportunidad de ver los distintos puntos de vista de las situaciones y no simplemente quedarnos con lo obvio o lo evidente. Juguemos con nuestros pensamientos y permitamonos ser ingeniosos, pensar en las posibilidades.

  3. El 11/03/2018 lola escribió:

    Soy alumna de quinto grado del colegio San Gabriel: me parecío muy gracioso y original. Me gusto principalmente porque sienpre buscan los complementearios en las cosas simples. Me divertí mucho

dejar un comentario




- Recuerden que esta página es visitada por niños.
- Nos reservamos el derecho de modificar o borrar un comentario.
- Este no es un sitio de intercambio de mensajes personales.
- Pedimos especialmente a chicos y jóvenes que NO pongan sus datos personales pues estos quedan a la vista de todos.
- Como en todos los foros de Internet, los mensajes dejados por menores de edad son responsabilidad de los adultos a cargo.

 

  • | |
    • Comentarios recientes:
      • Editor: En la agenda aparece cómo contactar a...
      • Manuel maciel: Hola. Estoy haciendo una...
      • dante aguero: donde puedo ver la pelicula...
      • Telma: por favor luis podrias mandarme algun...
      • ani: me gusto la obra sigue así luis maría...
      • ana maria murolo: DONDE PUEDE VER MI NIETA LA...
      • Editor: Luciana: en la Agenda de este sitio...
      • Editor: Patricia: en la Agenda de este sitio...
    •  

    daily mobiles