Hip…hí­p

08/04/2016

atardecer

Cierta vez, en la selva, había un tigre que se estaba comiendo a los de una tribu, por lo que decidieron contratar a un cazador profesional. Cuando llegó pidió que lo acompañara uno que conociera bien la zona. Todos eligieron al indio Totó (que era tartamudo).
Salieron los dos y, después de caminar toda la mañana, el cazador se tiró a descansar un poco y le pidió que hiciera guardia. Al rato Totó vio que se les venía el tigre encima:

– ¡El ti… tí! ¡El tí! ¡El tí… tí… tí…! (el tigre estaba cada vez más cerca y el cazador seguía roncando) ¡El ti… tí! (y, justo cuando el tigre estaba saltándoles encima, el indio Totó se destraba y grita) ¡¡¡EL TIGREEE!!!

El cazador se despertó a tiempo y de un tiro lo mató. Regresaron a la aldea cargando al tigre y toda la tribu organizó una fiesta. Estaban tan orgullosos de su amigo que pusieron una silla muy alta para que se sentara el indio Totó. Todos se pusieron a bailar en ronda cuando, de repente, éste grita:

– ¡Hip… híp! (y todos le respondían: ¡HURRRRA!)

– ¡Hip… híp! (y de nuevo: ¡HUUUUUURRRRA!)

– ¡Hip… híííp!

Y se los comieron unos hipopótamos.

 

.

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles