¡Doctor! ¡Doctor!

29/10/2014

—¡Doctor! ¡Venga urgente, se murió mi esposa!
—Caramba, ¿y de qué se murió?
—De repente.

*

—¡Doctor! ¡Usted tiene que curar a mi marido, se cree una heladera!
—¿Y en qué la puede molestar con eso?
—Es que como duerme con la boca abierta, la lucecita no me deja dormir.

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 


La patria es la vida (origen no es destino)

daily mobiles