Copyright

26/07/2005

Portada(Del libro Copyright. Plagios literarios y poder político al desnudo.)

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, frente al pelotón de fusilamiento el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde en que, al despertar de un sueño agitado, Gregorio Samsa se encontró en su cama transformado en un horrible insecto.

Lucas se preguntó si ese comienzo tenía el gancho suficiente. Había leído que los novelistas daban especial importancia al primer párrafo. Ella debía quedar atrapada. ¿Conocería sus fuentes de inspiración? Tal vez “El Quijote”, pero las otras dos no le parecían igualmente famosas. Ensayó una continuación más audaz:

En otro lugar de la Mancha, Samsa escuchó asombrado las palabras de Lady Chatterley: “Espérame en tu casa del bosque. Iré con Justine, y llevaré sogas y un látigo, como a ti te gusta”. Mientras tanto, el coronel Buendía hacía morisquetas a los integrantes del pelotón de fusilamiento.

Se detuvo agotado. Quiso fumar pero no encontró cigarrillos. Encendió el televisor. Comenzaba un noticiero.

Vertiginosas imágenes del mundo. Corte a pareja de conductores que comentan las declaraciones del Presidente. Corte a éste, que declara:

—Desmiento categóricamente los rumores de una posible candidatura mía para una reelección; mi máxima aspiración es entregar la banda presidencial a quien gane los próximos comicios.

Corte al ministro Falfaro que, indignado, señala:

—¡El Presidente no se presentará a esta tercera reelección, pero está seguro de que la va a ganar!

Corte al Presidente, con cara de fastidio.

Corte a la pareja de conductores que, cambiando el ángulo de la información, comentan la extraña desaparición de la madre del célebre doctor Anastassi, investigador en biología molecular, firme candidato al Premio Nobel, lo cual…

Lucas apagó el televisor y se durmió profundamente. Soñó que su maestra de la escuela primaria, la señorita Castro, le gritaba indignada después de leer sus redacciones. Regresaban esos penosos momentos de su infancia, aunque en la pesadilla la maestra no le pegaba.

Cuando despertó, un hilo de saliva se desprendía de su boca y se derramaba plácido sobre la hoja. Se asomó a la ventana: llovía con intensidad. Su instinto creador lo impulsaba a aprovechar esta imagen de la naturaleza. Tomando hojas sueltas de la pila de fotocopias que le había traído su vecina, Amparo, buscó “Literatura y naturaleza”. Leyó: “Égloga”. ¿Y si escribía una égloga? Continuó: “Composición poética del género bucólico, caracterizada por una visión idealizada del campo”. Pensó que la visión idealizada del campo la tenía, ya que nunca había pisado ninguno. Pero le sonó mal eso del “cólico”, y probó otra continuación:

Una mañana, al despertar de un sueño agitado, un horrible insecto se encontró en su cueva transformado en Gregorio Samsa. Le dio muchísimo asco.

Lucas se preguntó, con inesperada profundidad: ¿cómo sabía el bicho que él era Samsa? Tal vez vivía en una cueva en casa de Samsa, y lo veía a menudo. Se sintió tentado con la posibilidad de seguir por esta puerta que abría un millón de posibilidades.

Samsa, o, mejor dicho, el bicho, recuerda que, salvo en su apariencia semihumana, sigue siendo un bicho, que pertenece a una familia de bichos; su naturaleza estaba dividida. No podía traicionarlos, por mas bichos que fueran. Su parte humana le pedía pisar a esos bichos, y su parte bicho los quería salvar. Terminó dándose un golpe en un ojo.

En ese momento apareció la madre del bicho y, al verlo con la apariencia de Samsa, salió corriendo mientras gritaba “¡Socorro, un hombre!”. Samsa entendió perfectamente el asco de su madre: ella también le daba asco a él. Eran lo que se dice una familia tipo. “No debo sentir vergüenza de que mi madre/hijo sea un bicho/humano” (pensaron los dos al mismo tiempo). En ese momento, a Samsa se le cruzó una idea por la cabeza: ¡No tendría complejo de Edipo! ¡No podía tenerlo con un horrible bicho! Cargaría con la vergüenza de ser el único de su generación sin ese complejo. Aunque, por más que tuviera seis patas, ella era su madre.

A la mañana siguiente, Gregorio Samsa, después de un sueño agitado, despertó convertido en un horrible mueble para el televisor.

Cuando acababa de poner el punto final a esa frase oyó que golpeaban la puerta. Era Amparo.

—Lucas, salía hacia la editorial y me pregunté si no necesitarías algo.

—¿Algo como qué?

—No sé, más papel, conversación, un sandwich…

Ofreció ella, mientras lo veía rodeado por un nuevo halo de atracción. Su amor oculto encontraba una razón más para crecer: él era un creador. Nunca lo había visto leer un solo libro y, de repente, le irrumpía esta pasión que lo llevaba a encerrarse a escribir durante horas. Él no había querido contarle la razón de ese repentino ataque creador. Lo que son las musas, pensó. Se sintió tentada de darle un beso, pero se reprimió: ¿qué pensaría Lucas de una mujer tan impulsiva? Sólo atinó a despedirse sin molestarlo.

—Bueno, me voy, te dejo mi paraguas por si necesitas salir.

—Cuídate… No, mejor cómprame cigarrillos; quiero decir, sí, cuídate, pero tráeme cigarrillos.

* * *

A treinta mil pies de altura, Günther von Bohlen und Reichenbach, furioso de celos, se preguntaba si el nuevo amigo de su mujer sería escritor, como los anteriores. Levantó la vista: Michelle dormía plácidamente en su asiento, ajena a sus preocupaciones, al viaje. Parecía inocente. Fritz, el valet, le alcanzó un papel:

—Nos llegó de África, señor, ¿preparamos el pedido?

Günther apenas lo miró e hizo un breve gesto de asentimiento.

* * *

Treinta mil pies más abajo, Lucas retomó la escritura:

¿Por qué no quiero acordarme de ese lugar de la Mancha? Ya no me acuerdo. Gregorio Samsa pensó en que alguna vez instalaría en ese lugar una fábrica de valijas, y la llamaría “Gregorite”. No, mejor usaría su apellido: “Samsonite”.

Lucas levantó la vista y vio a Amparo esquivando charcos de agua, mojándose. Miró el paraguas que ella le había dejado. Abrió la ventana y le dijo:

—No te olvides de los cigarrillos.

Siguió:

Gregorio Samsa creyó que estaba sufriendo una pesadilla, o al menos una livianilla, algo producido por una comida. No debía volver a ese basural. La basura tiene eso: es deliciosa pero después te hace soñar con coroneles frente a un pelotón de fusilamiento.

Al rato golpearon la puerta. El último párrafo había sido dificultoso y temió que a ese paso no acabaría nunca. ¿Qué le mostraría a Michelle? Abrió con cierto disgusto, era Amparo; regresaba empapada, traía un paquete de cigarrillos en sus manos.

—Están mojados (señaló Lucas).

—Ya te dejo trabajar, pero, ¿me contarás por fin cómo empezó toda esta historia de la novela?

No podía negarse una vez más. Sintió una mezcla de peso y alivio sobre sus hombros; las imágenes del presente se empezaron a esfumar y volvió a verse a sí mismo caminando por una calle, en otro día de intensas lluvias.

—Sí, sí… te lo contaré. (continúa)

  | |

¿Comentarios? (ahora hay 17)

¿Comentarios? (ahora hay 17) en “Copyright”

  1. El 27/04/2008 karina escribió:

    HOLA!! HACE MUY POCO Q TE DESCUBRI!!.TODO COMENZO CUANDO MI HIJA DE 9 AÑOS VINO FASCINADA DE LA ESCUELA ..UNA AMIGA DEL COLE LE PRESTO UN LIBRO TUYO ;Y ME DIJO MAMA QUIERO TODOS SUS LIBROS!!!.MIRE DE RE OJO EL LIBRO Y ME QUEDE TRANQUILA SAVIENDO Q TUS LIBROS SON TAN PUROS….LA VERDAD LLAME A LA MAMA DE ESTA AMIGUITA Y ME CONTO TODO MEDIO LA DIRECCION DE ESTA PAGINA Y TE ENCONTRE!!! ESPERO PODER SEGUIR SORPRENDIENDOME!! GRACIAS POR LIBERAR EL NIÑO Q LLEVO DENTRO.. KARINA DE BUENOS AIRES

  2. El 04/05/2008 enrique alvarez escribió:

    el viernes pasado viajamos a leon guanajuato para presenciar tu recital, estamos encantados, de hecho es la segunda vez que presenciamos tu espectaculo, la primera, en san luis que es donde radicamos, somos diego, frida y yo su papa, este viaje me sirvio para convivir mas con mis hijos, pues estoy divorciado, y es terrible mi situacion, pues es poco el tiempo que estoy con ellos, por lo tanto te doy las gracias por esos momentos inolvidables, un poco cansado el viaje pero valio la pena, te pregunto si tienes algo en tu bibliografia a cerca del divorcio y como sobrellevar una situacion asi tan desgastante, recibe saludos y mi admiracion desde san luis potosi

  3. El 15/06/2008 Guillermo Pérez escribió:

    “Copyright” es fantástico, lo devoré a carcajadas, no paro de asombrarme cómo pueden escribir tanta burrada y seguir con una historia. Mi hijo adolescente lo lee ahora y lo disfrutamos ambos, a él le comento que es una caricatura pero también es imagen del mundo tal como lo vivimos. Me atrevo a opinar que le pasará como a “El Principito”, la gente lo cataloga como un libro para niños (en este caso tal vez lo cataloguen para jóvenes por los temas del sexo) cuando en realidad es un libro para adultos, y para adultos que piensan.

    El libro lo compré porque aparecía tu nombre en la portada, me llamó mucho la atención que “Punto de Lectura” tuviera un libro tuyo y no estuviera en la sección infantil, yo sólo conocía a Natacha y tus CD’s que he disfrutado mientras mi hijo crece.

    Felicidades y gracias.

  4. El 15/08/2008 Fernanda escribió:

    Este libro es genial!, lo encontre perdido en una libreria y por supuesto al mirar el nombre de Luis Pescetti supe que era una garantía de diversion, sin embargo no crei que fuera tan bueno.
    No podia parar de reir en todo momento, y lo devore en unos cuantos dias.
    Aunque debo decir que el final no fue lo mejor, se ha convertido en uno de mis libros favoritos.

  5. El 26/08/2008 Juan escribió:

    Lo del “Surmenage a trois” del científico que tiene que hacer el trigo cocainoso me hizo reirme por horas… la verdad es espectacular este libro, los tres años y medio que viajaba de Lomas de Zamora a Lanús a trabajar fue muchas veces mi aislamiento del mundillo del tren eléctrico… y hasta llegué a enamorarme de Amparo… estaré muy loco????

    Excelente tu participación en el programa de la negra Vernaci, la verdad no sé cómo hiciste para tolerar al Tío Pancho (otro genio) y no darle un piadoso tiro en la frente, faltaba que te trajeran a la licenciada Marisol Columpio y estábamos velándote al rato, je

    Un fuerte abrazo y espero poder ir a verte un día de estos,

    El Tano ^_^

  6. El 28/11/2008 Nayely escribió:

    Luis: sin duda me fascinas!!! tus libros y tu musica son de esas cosas que le alegran a uno la vida!
    y aunque mis favoritos son los libros infantiles, leer Copyright fue algo maravillosamente divertido!! no podía pasar mas de dos páginas sin soltar señora carcajada, es de lo mejor que he leido en mi vida!
    eres sin duda maravilloso, tanto como tus libros y canciones.
    espero algun día se te pueda ver de gira por México, porque vaya que tienes muchos fans por aquí!
    Un abrazo y gracias por endulzarnos la vida a chicos y grandes!
    Atte: Nayely González
    Puebla, México
    17 años

  7. El 26/09/2009 Gerado Martínez escribió:

    Luis,
    ¿cuándo sale Copyright 2 o Copyright Reloaded o el regreso del Copyright o Copy-Copy-Right, o Copyleft … U lo que sea????? Lo que pasa es que después de haber leído Copyright (uno) más de 20 veces, ya como que reírme de lo mismo en cada parrafo se me empieza a hacer algo aburrido!!!! Ándale, díle a Marrona que se aníme y engendren otra obra de estas que salvarán a la humanidad ahora en el 2012.
    Saludos de tu Flan (un Fan muy dulce) número uno (claro… después de mis hijos y mi esposa!!!)

dejar un comentario




- Recuerden que esta página es visitada por niños.
- Nos reservamos el derecho de modificar o borrar un comentario.
- Este no es un sitio de intercambio de mensajes personales.
- Pedimos especialmente a chicos y jóvenes que NO pongan sus datos personales pues estos quedan a la vista de todos.
- Como en todos los foros de Internet, los mensajes dejados por menores de edad son responsabilidad de los adultos a cargo.

 

  • | |
    • Comentarios recientes:
      • Editor: En la agenda aparece cómo contactar a...
      • Manuel maciel: Hola. Estoy haciendo una...
      • dante aguero: donde puedo ver la pelicula...
      • Telma: por favor luis podrias mandarme algun...
      • ani: me gusto la obra sigue así luis maría...
      • ana maria murolo: DONDE PUEDE VER MI NIETA LA...
      • Editor: Luciana: en la Agenda de este sitio...
      • Editor: Patricia: en la Agenda de este sitio...
    •  

    daily mobiles