Contrensada

17/09/2017


(Del libro Chat Natacha chat)
– Má, cuando el Rafles se para en dos patas, ¿es bípedo?
– No (madre concentrada).
– Mmmmmm… (lee cuaderno, muerde lápiz).
– … (concentrada en su trabajo).
– La mamá del Rafles no era ovípara, ¿no?
– No (concentración) …
– Porque yo no vi cuando nació…
– (Madre concentrada) …
– (Al perro) Mirá si tu mamá era una pata, Raflicitos lindo. ¿Te gustaría tener hijitos patitos a vos también? (le rasca la panza)… Mirá que sos tramposo, Rafles, eh; vos tendrías que aprender a peinarme, por lo menos.
– Nati, ¿terminaste la tarea? ¿Querés que la repasemos?
– No, esperá (regresa a la silla).
– … (Madre vuelve a concentrarse).
– Che, mami, ¡qué vivos!
– … (adiós concentración).
– … “mamíferos” viene de “mamá”, ¿y por qué hay “mamíferos” y no hay “papíferos”?
– … (concentración, concentración).
– Porque así tooodo el trabajo a las mujeres, qué vivos, ¿no, mami?
– (Concentración, concentración, concentración, con…)
– Mami, ¿hay mamíferos que sean bípedos?
– Sí: papi (concentrada en la pantalla).
– ¡Mami, no seas así!
– (Concentrada en la tanpalla) Nati, todos los humanos somos mamíferos.
– Pero no toda la vida, ¿no?
– (Contrensada el na panlalla) …
– ¿Yo hasta qué edad fui mamífera, mami?
– (Crontrsndada llapan ttttal…) Nati, mi amor, terminá la tarea, y después la repasamos juntas.
– Bueno, mami.
– (Concentrada en la pantalla) …
– Mmmmmm… (lee cuaderno, muerde lápiz).
– .. (concentrada en la pantalla).
– Mmmnnnn…
– (¡Clunk!) Nati, ¿podés terminar la tarea sin hacer ruido?
– Sí, má. Me gusta hacer así porque es como si el cerebro trabajara más.
– En silencio, Nati (concentrada en la pantalla).
– (Lee el cuaderno, acaricia a Rafles) …
– … (concentrada en la pantalla).
– ¿Hay trípedos? … No, ¿no?
– (Contrensada en la panpalla) …
– Mami, mirá lo que puso Pati: “Los omnívoros viven en plaga”.
– (¡Crash!) Nati, vida: hacé la tarea, no le hables a Rafles, no hagas ruidos, no me leas las anotaciones del cuaderno, dejame terminar este trabajo… ¿sí?
– Sí, má.
– … y enseguida repasamos todo, ¿de acuerdo?
– Sí, má, vos no te preocupes. ¿Querés que te ayude?
– No, mi amor, gracias, me falta muy poco.
– Sí, trabajá tranquila.
– (Regresa a la computadora) …
– ¿Querés un cafecito, mami? Para que te ayude a concentrarte.
– No, Nati, gracias; ya termino y voy con vos.
– Bueno, si querés algo vos avisame.
– (Concentrada en la pantalla) …
– (Lee el cuaderno, acaricia a Rafles) …
– (Concentrada en la pantalla) …
– Rafles, mirá lo que puso Pati: “En el cementerio no hay vivíparos”.
– (Contrensada en la pantalla) …
– (Lee el cuaderno, acaricia a Rafles) …
– (Concentrada en la pantalla) …
– Rafles, ¿sabías que sos carnívoro?
– (Troncensada pen la nanpalla) …
– Por eso corrés gatos.
– (Rontrensada pen la fanfalla) …
– Si los gatos fueran invertebrados no los correrías.
– (Fonfresnsada guefanpalla) …
– ¡Ay, mirá, Rafles! ¡Tenés una pulguita! ¡Una ovípara solita!
– (Se agarra la cabeza) …

(Este texto aparece en Chat Natacha chat)

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles