Consigna

04/06/2012

Estoy leyendo Matisse (Gilles Néret, ed. Taschen), subrayo:

“… Los decorados son lujosos, como en un tapiz persa”

“… Tapiz de Oriente”

“… ampliaciones de miniaturas persas”

“… exposición de arte musulmán en Múnich”

“… Louvre el arte oriental”

“… visitas al norte de Africa”

“… obsesión azul del paisaje marroquí”

“… Gaston Diehl lo expresa así: <<Matisse ha recurrido a la estética oriental incluso en los mínimos detalles: el principio del decorado continuo, la superficie repleta de ornamentos, repartidos en cuadrículas verticales y horizontales, las combinaciones lineales, las superficies de flores, de rosas, que emplea igualmente en su cerámica; la negativa a superponer objetos y figuras, y todos aquellos efectos que conducen la mirada a lo profundo; la composición de formas esencialmente ornamentales, la tendencia al geometrismo y la presencia ocasional de entrelazados vegetales.”

Me quedo con esta afirmación: “la negativa a superponer objetos y figuras”

se desprende un ejercicio fácil de hacer:

– Dibujen lo que quieran con la única condición de que ninguna figura, ninguna línea, debe superponerse a otra.

(ejemplo: un patio, un partido de fútbol, un avión con pasajeros, dos novios abrazándose, etc.)

encuentro un centro de educación que tomó “La raya verde (retrato de Mme Matisse)” como disparador: click en la imagen

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles