Consejo y demostración (útil para muchos casos)

12/04/2012

del libro “Unidos contra Drácula”, Luis Pescetti; Loqueleo

Si te dan miedo las víboras
no te conviertas en domador de víboras
para superar las vergüenza que sentís
por tu miedo a las víboras.

Sentite con libertad de elegir, por ejemplo:
ser bombero, cocinero especializado en postres,
nadador olímpico, piloto de avión,
dedicarte al teatro, al diseño de parques,
al periodismo, a la mecánica de autos… en fin,
hay tantas posibilidades cuando escoge
libre de demostrar.

Por ejemplo:

– Insigne Profesor Catedrático Internacional, ¿desearía probar nuestra mermelada de víboras?
– No, gracias, las víboras me dan miedo.
– ¡Disculpe que se lo hayamos ofrecido! ¡Aquí tenemos chocolates y bombones normales!

– Valiente Capitán de Navío Oceanográfico, ¿quiere conocer nuestro zoológico con su fabulosa colección de víboras?
– No, gracias, las víboras me dan miedo.
– ¡No se hable más! ¡Qué vergüenza no haberlo sabido! ¡Vamos al cine!

¿Entienden? No vale la pena,
¿para qué se van a quedar encerraditos repitiendo cien veces
debo vencer el miedo a las vírobas… no, debo vencer el miedo a
las víbonas… no, debo vencer el miedo a las vísobas, no…

– Famoso Músico y Mejor Dentista del Mundo, queremos regalarle este cinturón de cuero de víbora.
– No, gracias, las víboras me dan miedo.
– ¡Pero si Usted lo cuenta en su Biografía! ¡¿Cómo no nos acordamos?! Acepte nuestras disculpas y este ropero lleno, por favor.

© 2012, Luis Pescetti

foto: Mateo Oviedo

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles