Con lo que muevas

19/02/2013

Cuidado con lo que muevas,

porque todo podría moverse.

Cuidado donde apoyes tus manos,

porque, en todo, podrías dejar tus huellas.

Y no es

que las huellas sean imborrables,

pero son huellas.

Cuidado, en todo caso,

en dónde quieras dejar

tus marcas.

Nada es inocente en el sentido,

de que no tenga consecuencias,

y no quisiera que las tuyas

fueran tan inadvertidas, es decir,

que hicieras como si no supieras si te pido que mires dónde te posas

y que no pretendas que no sabías, o no veías.

Cuidado con lo que muevas,

porque en todo podrías dejar tus huellas.

Cuidado donde apoyes tus manos,

porque todo podría moverse,

igual como sigue la vela al viento.

Y no quisiera que digas,

que no querías quien te siga

ni te sigan

habiendo fingido que no sabías

cómo todo, hasta el aire virgen de los hielos,

espera un movimiento

ni hay luz sin sombra

ni voz sin consecuencia

igual que sigue la vela al viento

y la vida donde soples

aliento.

Por lo demás,

adelante, por favor.

Luis

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 

daily mobiles