¡Que no me toque a Totó de acompañante!

pava

 

Durante el viaje en tren, Totó se pone a hablar con otro pasajero, como están un poco aburridos el señor le dice:
– Mirá, yo me llamo Carlos, ahora decime ¿cómo se llama el único hijo de mi madre ?
– ¿Y yo qué se ?!
– ¡Carlos, por supuesto!
– ¡Uy, cierto!
Resulta que ese pasajero se baja en una ciudad, el tren sigue y Totó decide hacerle esa broma a otro pasajero.
– Oiga, yo me llamo Totó, dígame ¿cómo se llama el único hijo de mi madre ?
– Totó.
– ¡No, “Carlos”! ¡le gané!

© Luis Pescetti

10 comentarios en “¡Que no me toque a Totó de acompañante!

  1. Me acordé de los mates… y le canto muy hippiemente: “¿para cuándo joven, para cuando joven?”.
    Un abrazote enorme, con olorcito a mediaslunas calentitas!!!

  2. Me acordé de los mates… y le canto muy hippiemente: “¿para cuándo joven, para cuando joven?”.
    Un abrazote enorme, con olorcito a mediaslunas calentitas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *