Llegan las fiestas, llegan los parientes…

totadas

Llega un pariente de Totó y lo llama desde
el aeropuerto:
– Hola, Totó, acabo de alquilar un coche
muy lindo, grande, cómodo, y te pasaré
a buscar de 3 a 3 y media.
– ¡A la flauta (Hí­jole!), ¡Sí que es largo!

© Luis Pescetti