Mi mujer es de Osaka, no soy de Japón

© Luis Pescetti