¿Qué dijo?

16/10/2017

(Del libro Natacha)

(esta historia debe leerse en voz baja)

—¿Qué dijo, mamá?

—Que por qué no se escondían atrás de un árbol hasta que vieran pasar a los cazadores.

—¿Por qué, mamá?

—Así estaban seguros de que no venían más cazadores.

—¿Por qué?

—Porque ya habían pasado todos Natacha, mirá la película callada.

—… (silencio)

—… (silencio)

—Mami…

—Socorro. ¿Qué pasa ahora?

—¿Y cómo sabían que eran todos los cazadores?

—¿Cuáles Natacha?

—Esos que vos dijiste que se escondían.

—No Natacha, los que se escondían eran el señor Pedro y el zorro.

—¿Por qué?

—¡¿Me querés volver loca?! Para que no los vean los cazadores Natacha.

—Sí ya sé, pero ¿cómo sabían que habían pasado todos?

—No sé Natacha, los habían contado antes, mirá callada.

—¿Mientras escapaban los habían contado?

—Natacha ¿¡No podés ver la película callada!? Nos van a echar del cine…

—…(silencio pensando)

—…(silencio viendo la película)

—Mamá, si contaron los cazadores cuando estaban escapando, capaz que del susto contaron cualquier cosa.

—…(silencio tratando de seguir viendo la película)

—…(silencio pensando)

—…(la mamá da una risita)

—¿De qué te reíste mami?

—De la cara del zorro Natacha, mirá callada querés…

—¿Qué tenía la cara del zorro mami?

—No sé Natacha, era medio así.

—¿Cómo así?

—¡Así Natacha, te la estoy haciendo!

—¡Pero no veo mamá, está todo oscuro!

—¡Bueno, entonces mirá la pantalla, porque ahí está clarito!

—…(silencio que se empieza a aburrir)

—…(silencio que ya se perdió un pedazo y no entiende qué está pasando)

—¡Uy, ahí vienen los cazadores mamá! ¡¿Les van a hacer algo?!

—Los están buscando para matarlos, pero se van a salvar Natacha, no empieces.

—¡No quiero ver mamá!

—¡Natacha no seas escandalosa por favor, quedate quieta, callada, mirá la película tranquila!

—¡Yo me tapo!

—¡Tapate, pero después no me preguntes qué pasó!

—…(silencio tapándose la cara)

—…(silencio contando: uno, dos, tres, cuatro, cinc…)

—¿Qué pasó mamá?

(se agarra la cara con las manos) —Ya sabía, juro que ya sabía.

—Mamáááááá. ¿Qué pasó?

—Natacha nunca más voy con vos al cine.

—¿Qué pasó? decime mamááááá…

—Pasaron los cazadores y no los descubrieron y justo el zorro hizo un ruido y uno de los cazadores se dio vuelta pero tampoco vio nada.

—Esos cazadores son unos tarados.

—¡¡¡¿¿¿Qué???!!!

—Y sí mamá, son unos tarados, les pasaron al lado y ni los vieron.

—¿Y qué importa Natacha? Lo que importa es que Pedro y el zorro se salvaron. ¿No?

—Pedro y el zorro son tarados también.

—…(silencio pensando: socorro)

—…(silencio empezando a buscar algo debajo de la butaca)

—¡Natacha! ¿Qué hacés?

—…se me cayó el caramelo, mami

—¡No lo juntes del suelo Natacha! ¡Qué asco!

—…pero era el último mami ¡Ya lo encontré!

—¡Tirá eso Natacha, por Dios!

—Ufa…

—…(silencio que ya ni se acuerda qué película están viendo)

—…(silencio mirando la película)

—…(silencio que quiere que la película termine cuanto antes)

—Mami, quiero ir al baño.

—Sí, vamos ¡pero al de casa!

—¡No mami! ¡Vos me prometiste que veníamos al cine y ahora te querés ir antes! ¿¡Ves cómo sos!?

Luis Pescetti, ensayos y ejercicios en www.unninounavoz.com

 


La patria es la vida (origen no es destino)

daily mobiles