Los niños son inmigrantes (1 de 3)

16/10/2014

english version, click here

inmigrante

Los niños y jóvenes son inmigrantes, no en el espacio: en el tiempo,
inmigrantes en un mundo en el que los adultos somos ciudadanos.

Podemos estar completamente seguros de que, niños e inmigrantes:

– No quieren equivocarse, odian hacerlo.
– No quisieran ser los más lentos.
– Si pudieran caerte bien, sin traicionarse, les encantaría.
– Si pudieran ser aceptados por todo el grupo, les encantaría.
– Si vos, maestro, fueras su ídolo… te encantaría.
– Si todos los días fueran buenos, nos encantaría.
– Si lograran que los quieras, les encantaría.
– Si lograras que te quieran, te encantaría.

Si nos pensamos como inmigrantes, los chicos esperan…
… lo mismo que nosotros pediríamos a quien nos introduce a su país:

que seamos coherentes;
que no mintamos;
que realmente creamos, que nos guste lo que hacemos;
que sepamos más, pero sobre cosas importantes;
que no nos burlemos;
que los defendamos ante una injusticia;
que no pretendamos que todo es perfecto, pero que tampoco transmitamos desencanto;
que seamos eficaces en el mundo;
que tengamos paciencia con sus errores, pero que no dejemos pasar todo;
que no creamos que se tragarán cualquier sapo;
que no seamos híper-exigentes, pero que tampoco aplaudamos cualquier cosa;
que seamos personas y los tratemos como personas.
y, por favor, que seamos todo lo divertidos que sea posible.

 

click aquí para hacer comentarios (ahora hay 6)


El lugar del error

10/10/2014

english version, click here

ilustración: Okif
No se trata de que el error no tiene importancia, o de que la excelencia no debe ser una meta.
El punto es qué signo le damos a un error
dentro de qué panorama lo enmarcamos.
No hagamos una foto chica, no seamos pijoteros con el zoom.
Borges decía de un autor “cualquiera podría corregir cualquiera de sus páginas; pero nadie podría escribir un párrafo como él”, lo que importan son los hallazgos, los logros.

Sin los errores no sabríamos qué tenemos que mejorar.
Quizás ustedes digan: “No, sin los errores ¡no tendríamos por qué mejorar!
Pero, si fuera así…
ahí se irían mis queridas cucarachas,
ahí se irían, un éxito de la evolución
sin nada que mejorar:
cuacaracheando para siempre.
Tampoco vamos a sobreactuar y mostrarnos agradecidos con los errores:
¡Oh, gracias, San Error de la Montaña! ¡Por ti encontré el camino!
Es poco creíble, mis queridos.
Ni tanto desánimo ante el error, ni culto.

¿Tons?
– Vino un señor muy sucio.
– Ahá.
– Modales más bien toscos, ropa llena de barro.
– Ahá.
– Traía una pepita de oro en la mano.

¿Tons?
¿Vimos árbol con hache?

¿Sólo vimos árbol escrito con hache y no un cuento hermoso?
Entonces es mucho peor nuestro error como lectores que ese error de escritura.

 

© Luis Pescetti
más sobre escritura, creación y taller digital: click acá

click aquí para hacer comentarios (ahora hay 9)


Luis Pescetti en conversación con Daniel Samper Pizano

01/03/2013

Hay Festival en Cartagena de Indias

domingo 30 de enero de 2011

mp3 completo (52′) con inconvenientes de audio, pero que no impiden seguir perfectamente la charla: click acá

( incluso en los momentos en que hubo problemas con el micrófono de Daniel y subió una señorita a darle una indicación y él dijo: “Esto va a ser incómodo”. Todo esto mientras Luis se peleaba con su pie de micrófono que se obstinaba en inclinarse y caer).

Con agudo sentido del humor y generosidad, Daniel Samper repasa una amplia cantidad de temas con Luis Pescetti, como infancia y paternidad, entre otros.

 

click aquí para hacer comentarios (ahora hay 18)


daily mobiles